El TPP será un obstáculo para el cine mexicano

Según el artículo 19 del Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP), los cines mexicanos deberán de reducir el tiempo de pantalla anual de películas nacionales a un máximo de 10%.

Este porcentaje es el mismo que el que es proyectado actualmente por las leyes bajo las que operan las grandes salas de cine. La comunidad cinematográfica de México tenía la esperanza de que esto cambiara para bien pues en el TLCAN se estipulaba que en la cartelera comercial del país se podrían presentar hasta 3 minutos de cine mexicano por cada 7 de películas extranjeras. Sin embargo, una vez que el tratado quede ratificado, será imposible que las leyes nacionales cambien.

 

Aun cuando estos datos son certeros, es claro que la reducción del tiempo en pantalla nacional se siente como un escupitajo en la cara para los cineastas del país, pues desde hace años se producen más cintas en el país que las que se proyectan en la cartelera. En 2014 se produjeron casi el doble de películas mexicanas que las que se vieron en salas. Además, solamente el 10% del público mexicano acudió a ver estas cintas.

La exhibición del cine mexicano puede parecer como una práctica poco rentable. No obstante,  lo largo de los últimos tres años, películas como “No se aceptan devoluciones”, “¿Qué culpa tiene el niño” y “Nosotros los Nobles” han revelado que el cine mexicano puede ser muy taquillero con una buena estrategia de mercado. Otras, como “Güeros“, “Las elegidas“ y “Te prometo anarquía” han alzado los estándares del cine independiente nacional y han sido laureadas dentro y fuera del país.  Sin embargo, las fichas del juego están puestas en contra del cine que se produce en México: tanto el esquema de distribución del cine nacional como la logística de exhibición de las salas mexicanas están puestas al servicio de Hollywood y tal parece que esta realidad no favorecerá a los productores nacionales en los próximos años. De hecho, con la ratificación del TPP, las productoras extranjeras incluso podrán demandar al gobierno mexicano en caso de que sus cuotas de pantalla no sean establecidos.

En 2015 el récord de producción películas en México se rompió con un total de 140 producidas en el país. No obstante, solamente 80 de estas fueron estrenadas en cartelera. ¿Qué se tendrá que hacer para que estas películas puedan llegar a un público?