El gabinete de Trump va tomando forma: Betsy DeVos a Educación

Buena parte del gabinete de Donald Trump todavía está en construcción, y, como lo hemos estado reportando estas semanas, este proceso parece ser más una cuestión de lealtad y cercanía que por efectividad o conocimiento, algo a lo que estamos acostumbrados en México. Sin embargo, parece ser que la silla de la Secretaría de Educación ya ha sido llenada: Betsy DeVos, “aristócrata” de Michigan y defensora de la privatización de la educación pública en su estado natal, ha sido nominada ya por el equipo de transición del presidente electo. (Vía: CNN)

Sin experiencia alguna en salones de clase o en el aparato burocrático de la educación estadounidense, la elección de DeVos se basa, principalmente, en su labor dirigiendo la American Federation for Children, una asociación civil que empujó en la agenda de su estado natal y, luego, por muchas legislaturas estadounidenses, la propuesta de dar créditos y “vales” a familias de escasos recursos para elegir una “mejor” escuela (un plan semejante al que, en 2012, el Partido Verde Ecologista de México propuso, y que fallaría, incluso, de proponer en la Cámara de diputados). Muchas de las instituciones beneficiadas por estos programas, conocidas como “charter schools” son sociedades anónimas y empresas privadas que, ellas mismas, no son reguladas ni en la calidad de la educación que imparten ni en las condiciones físicas de las instalaciones donde los alumnos van a clases. (Vía: Politico)

El impulso a las “charter schools” fue una de las promesas de campaña de Donald Trump: redirigir 20 mil millones de dólares del gasto federal a programas como el que ha promovido DeVos desde su asociación. Esta propuesta ha sido duramente criticada, no sólo durante la campaña por el equipo de Clinton, sino por el mayor sindicato de maestros de los Estados Unidos, la American Federation of Teachers (AFT).

La AFT se ha opuesto por años al programa de vales y “charter schools”, incluso durante la administración de Barack Obama, pues considera ambas propuestas como soluciones fáciles que desvían recursos para las escuelas más necesitadas, además de que no soluciona los problemas centrales del bajo desempeño académico y abren la puerta a la privatización sistemática de la educación pública estadounidense. (Vía: aft.org)

En noticias que también incumben a la educación en los Estados Unidos, el presidente de la universidad cristiana más grande del país, Liberty University, Jerry Falwell, Jr., había sido, hasta la nominación de DeVos, un fuerte contendiente para la secretaría por el apoyo incondicional que le brindara personal e institucionalmente a Donald Trump, sin embargo, ahora se rumora que podría ocupar algún puesto importante, pero ya no la secretaría. Falwell es defensor del creacionismo, y forma un eje toral de la currícula en la Liberty University, incluso cuando la universidad ofrece carreras científicas. (Vía: Independent)

DeVos y Falwell coinciden en la “urgencia” de “regresar” a la educación al “orden”, pues el status quo que la mantiene hoy no puede seguir. Los dos, junto con Mike Pence, el vicepresidente electo, han hecho público su rechazo a que en las escuelas públicas no se enseñe religión ni “teorías” que estén de acuerdo con el cristianismo. (Vía: The Hill)

Publicidad