Si se rompe el TLCAN, México dejará de cooperar con Estados Unidos: Ildefonso Guajardo

Las posiciones del presidente de Estados Unidos, Donald Trump y de su equipo encargado de renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), encabezado por Robert Lighthizer, se han endurecido, tanto contra México, como contra Canadá, conforme avanza el proceso de reconfiguración del tratado comercial.

La intimidación ha sido la estrategia de Estados Unidos para impulsar su agenda durante los procesos de negociación, ya que las amenazas de levantarse de la mesa y declarar su salida del tratado si no se favorecen los intereses de ese país, se han vuelto moneda corriente. Estas actitudes están enfocadas sobre todo a los temas que tienen que ver con el déficit comercial y con la eliminación del artículo 19 que regula las controversias comerciales mediante cortes autónomas conformadas por miembros de los tres países.

Al respecto, los equipos de Canadá y México han mantenido sus posiciones a pesar de las actitudes hostiles del equipo estadounidense. La estrategia de estos países, además, ha sido hacerle ver a Estados Unidos no solo las consecuencias económicas de salir del acuerdo comercial, sino también de las que tendrían en el campo político y social.

Esto lo ha hecho notar el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, quien señaló que Estados Unidos ha adoptado “una estrategia donde le ponen dinamita a toda la negociación para luego establecer un sistema de intercambio de posiciones para empezar a cerrar capítulos”. Además reiteró que los objetivos de México son establecer negociaciones integrales, es decir que van más allá del campo comercial.

En ese sentido, advirtió que si el gobierno de Trump decide retirarse del tratado comercial, México dejará de colaborar en áreas como la migración y la seguridad regional. Al respecto, Ildefonso Guajardo dijo textualmente que:

“si discutes seguridad no lo contamines con comercio, si estás discutiendo comercio, no contamines el debate con derechos humanos, pero la nueva realidad obliga, y esa es la instrucción del presidente de México, Enrique Peña Nieto, de que este debate va a ser integral. No puedes esperar a que si el resultado final en materia de libre comercio es que si tú abandonas el TLCAN, entonces haya incentivos por parte de México de colaborar en los temas de contención migratoria y de seguridad nacional, que son importantes para Estados Unidos”

En relación al daño económico que traería para el país la cancelación del TLCAN, el secretario de Economía aseguró que este es controlable, ya que el comercio bilateral operaría bajo las normas de la Organización  Mundial de Comercio que establece cuotas arancelarias de alrededor del 4%. Asimismo señaló que se buscará fortalecer el mercado interno y diversificar los mercados a otras regiones del mundo, todo esto a partir de la liberalización de nuevos sectores que se acoplen rápidamente al mercado global.

Como podemos ver, la estrategia de México ha sido elevar la apuesta de Trump, ya que si México retira su colaboración en áreas estratégicas como la seguridad y la migración, se complicaría el panorama para los Estados Unidos, quienes tendrían que lidiar solos con los flujos de migrantes, drogas y terroristas hacia su país. (Vía: La Jornada)