Tienes hasta el 15 de mayo para que el SAT te devuelva dinero…si tienes saldo a favor

El día de ayer, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) emitió un comunicado anunciando que iba a ampliar el plazo para la presentación de la Declaración Anual del Impuesto Sobre la Renta de personas físicas, del 30 de abril al 15 de mayo.

Leer: “¿Eres asalariado? Hacienda podría deberte dinero”

La dependencia informó que se otorgó esta ampliación en el plazo debido a que encontró ciertas inconsistencias en el llenado de los comprobantes de nómina, además del interés de los contribuyentes por realizar el trámite.

En dicho comunicado, el SAT informó que por primera vez utilizó directamente la información de los comprobantes de nómina de los contribuyentes para prellenar las declaraciones. Sin embargo, señalaron que encontraron varias inconsistencias relacionadas a la información capturada por los patrones, así como a algunos errores en timbrados de algunos proveedores de facturación.

“Desde julio del año pasado, el SAT trabaja junto con los patrones sobre estas inconsistencias, a fin de que los contribuyentes puedan declarar, lo que permitió que miles corrigieran a tiempo. Sin embargo, existen todavía patrones que inclusive en abril están ajustando los comprobantes de nómina que debieron corregir a más tardar en los primeros días de enero.”

Por otro lado, la dependencia señaló que las personas físicas que perciben su salario de un solo patrón, no están obligados a presentar la declaración, así que pueden hacerla voluntariamente a lo largo del año. Es decir, si estás como asalariado en tu trabajo y solo percibes ingresos de ese trabajo no tienes la obligación de presentar tu declaración.

Dichos problemas técnicos con el prellenado de las declaraciones ha generado que el SAT haya rechazado hasta el momento el 35% de las devoluciones con saldo a favor, sin embargo se espera que este porcentaje se reduzca cuando las inconsistencias sean subsanadas.

Según información del SAT, el 75% restante con saldo a favor ha recibido en promedio 5 mil pesos, lo cual es 2 mil pesos menos de lo que el fisco devolvió a los contribuyentes el año pasado. Según la dependencia, esta reducción se debe a la disminución de los intereses de las hipotecas, la cual es el gasto que más se mete en las declaraciones. (Vía: Forbes)