Rusia busca fortalecer relación económica con México

Tuvo que venir la incertidumbre proveniente de la posible derogación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) para que México decidiera salir de su zona de confort y empezara a buscar diversificar su mercado en otras regiones del mundo.

Pues uno de esos mercados es Rusia, el cual representa la puerta de entrada a los mercados euroasiáticos, además de un fortalecimiento de la relación con el bloque económico de países emergentes compuesto por Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica conocido como BRICS; todas esas economías, incluyendo a México, se encuentran entre las 20 más grandes del mundo.

Es por eso que el Ministro de Comercio de RusiaDenís Mánturov, junto con una comitiva de inversionistas están de visita en nuestro país en el marco del “Diálogo Comercio-Industrial: Rusia México”;  el objetivo: llegar a un acuerdo para facilitar las inversiones en ambos países, sobre todo en la industria automotriz.

La relación económica entre Rusia y México ha crecido en los últimos años, actualmente tenemos un déficit comercial con ese país de 759 millones de dólares, esto quiere decir que importamos más de los que exportamos a ese país. Las importaciones provenientes de Rusia en 2016 estuvieron valuadas en más de mil millones de dólares, mientras que las exportaciones mexicanas hacia gigante euroasiático ascendieron a 644 millones de dólares.

Los productos que México más importó de Rusia el año pasado son: Semielaborados de hierro con un 61% del total de las importaciones, trigo 7.8%, fertilizantes nitrogenados 3.6%, aluminio 5.1% y caucho sintético 4%. (Vía: OEC)

Por otro lado los productos mexicanos que más demandó el mercado ruso fueron: Piezas-repuestos 16% del total de importaciones mexicanas, computadoras 11%, teléfonos 10% e instrumentos médicos 7%. (Vía: OEC)

El objetivo de esta reunión busca aumentar la relación comercial entre México y la Unión Económica Euroasiática, conformada por Rusia, Kazajistán, Bielorrusia y Armenia. En ese sentido, las empresas mexicanas que se establezcan en Rusia tendrían trato preferencial por los próximos 30 años e incluso, dijeron, que el gobierno promovería sus productos.

Lo que buscan los rusos es que las empresas de autopartes mexicanas muden parte de su producción a Rusia, ya que en los últimos años han recibido inversiones de las principales automotrices del mundo, por tanto, esas inversiones volverían más eficientes las cadenas productivas del mercado euroasiático.

Este tipo de inversiones mexicanas ya se han llevado a cabo, por ejemplo, en 2015, la empresa mexicana de autopartes Nemak, invirtió unos 36 millones de dólares en una planta que suministra unos 600 mil insumos  al año a la planta de Volkswagen instalada en Rusia.

Por su parte, los inversionistas rusos están interesados en producir en México distintos componentes con el fin de que ambos países penetren en nuevos mercados, es decir, no solo buscan vender sus productos en nuestro país. (Vía: El Financiero)