¿Los candidatos tendrán recursos para cumplir con sus propuestas?

Todos sabemos que las campañas electorales son en parte una subasta de promesas, que la mayoría de las veces resultan inaplicables en la realidad, debido a que necesitan distintos procesos que pueden ser legislativos, legales o financieros para poder realizarse, es decir, la realización de las propuestas de campaña requieren de dinero y negociación política.

Dejando de lado las cuestiones políticas, ¿contarán los candidatos con los recursos suficientes para materializar por lo menos sus principales promesas de campaña?

presupuesto

Según cálculos realizados por el CIDE es poco probable que el nuevo presidente cumpla con sus promesas de campaña, ¿la razón? no hay suficiente presupuesto a la mano para hacerlo, ya que en promedio, el 93% del presupuesto de cada paquete económico en México se encuentra comprometido en gastos como las partidas presupuestales de los estados o pensiones, así que solo podrían disponer del 7% restante que equivale a unos 369 mil 579 millones de pesos, bueno, si el objetivo no es usar la tarjeta de crédito y aumentar la deuda pública.

Tomemos como ejemplo algunas propuestas de los candidatos para observar la proporción entre costos y dinero disponible:

En el caso de Andrés Manuel López Obrador, se le ha cuestionado que sus propuestas carecen de viabilidad porque implicarían una erogación de recursos de los que no disponemos, la respuesta la conocemos todos: asegura que tendrá alrededor de 500 millones de pesos disponibles producto de que eliminará la corrupción. Pero dejemos de lado ese punto porque simplemente es una mentira, ya que la corrupción no es un juego suma cero.

En ese sentido, AMLO propone, por ejemplo, una beca anual para universitarios de 2 mil 900 pesos mensuales, además de becas para jóvenes que no estudian ni trabajan; para esto, el CIDE calculó que es necesario erogar anualmente 103 mil millones de pesos, lo cual es equivalente al presupuesto anual de Sedesol. Si tomáramos todas las propuestas del candidato, tales como las 2 refinerías, apoyos a adultos mayores, los subsidios al campo y a los energéticos se necesitarían 1 billón de pesos extra de presupuesto. (Vía: El Financiero)

AMLO

Ricardo Anaya, por su parte, planteó la ocurrencia de implementar la famosa renta básica universal que no es otra cosa que una suma de dinero entregada por el gobierno a todos los mexicanos. Para darnos una idea del absurdo del planteamiento: si se entregara el equivalente mensual de medio salario mínimo a 124 millones de mexicanos, el gobierno tendría que gastar cerca de 1.9 billones de pesos, que equivale a cerca del 10% del PIB o 38% del presupuesto público que se tiene en la actualidad.

Por otra parte, si esa misma suma se limitara solo a las personas desocupadas o subocupadas, que son un total de 5 millones 443 mil 896 personas, el gobierno tendría que erogar 86.5 mil millones de pesos al año, cifra que está 2 mil millones de pesos por encima del presupuesto de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT); según Anaya, esto es posible si se reduce el gastó corriente del gobierno, ¡ajá!.

Anaya

Finalmente, José Antonio Meade ha propuesto la “joyita” de generar un gobierno a la medida de cada ciudadano, en ese sentido, solo en el rubro del bienestar mínimo, el Coneval ha señalado que 21.4 millones de mexicanos viven por debajo de la línea de bienestar mínimo, esto es, que con sus ingresos no pueden obtener servicios básicos y una casta alimentaria básica.

Si el objetivo fuera que todos los mexicanos vivan por encima de la línea de bienestar básica, es decir, que no experimenten algún tipo de pobreza, el gobierno de Meade tendría que gastar 190 mil 288 millones de pesos anuales, solo para que la población satisfaga sus necesidades alimentarias con el acceso a una canasta básica.

Meade

Lo más ridículo de todo esto es que nos prometen que todo esto lo van a hacer sin aumentar un solo peso los impuestos; se vale soñar. (Vía: Reforma)

 

 

Por: Redacción PA.