Inicia el primer asalto de la renegociación del TLCAN

No hay plazo que no se cumpla, el día de hoy inician las renegociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) entre México, Canadá y Estados Unidos.

Al respecto, en su columna del día de hoy publicada en El Financiero “¿Qué esperar de la negociación que hoy comienza?“, Enrique Quintana hace una analogía de la renegociación del TLCAN con una pelea de box. Ahí señala que este primer asalto se caracterizará por la lectura de los contendientes, por tanto, se espera que no haya sorpresas y que todo quede en los buenos modos de la diplomacia.

Solo hay que ver las declaraciones del secretario de Economía, Ildefonso Guajardo y de la ministra de Relaciones Exteriores de Canadá, Chrystia Freeman, quienes se mostraron optimistas y señalaron que esperan que las negociaciones del acuerdo comercial sean positivas y constructivas. De hecho el encuentro entre los funcionarios mexicanos y canadienses proyectó que Canadá y México jugarán de inicio en el mismo equipo.

Sin embargo, ya entrados los demás asaltos este ambiente de concordia puede ir cambiando, ya que se empezarán a tratar temas mucho más escabrosos que tienen que ver con los intereses particulares de cada país. Esta situación, por lo menos, parece estar claro por parte del equipo de negociación mexicano, bastante experimentado por cierto, quien ha señalado que el proceso no será terso, sino una especie de “montaña rusa”, sobre todo cuando Estados Unidos empiece a impulsar la agenda que para el presidente Trump es central.

Del lado de México lo que preocupa es la insistencia del gobierno estadounidense respecto a la reducción del déficit comercial con México, tema que en realidad nada tiene que ver con el TLCAN, sino con la política económica estadounidense enfocada al gasto.

Asimismo, el tema de la estandarización de los niveles salariales que quiere impulsar el gobierno estadounidense podría generar tensiones durante las negociaciones, no solo porque detrás hay una estrategia de Estados Unidos para restarle competitividad a la economía mexicana, sino porque un aumento salarial por decreto generaría distorsiones en nuestro sistema económico que traería efectos inflacionarios.

Por parte de Canadá, parece ser que las tensiones con Estados Unidos podrían surgir si el gobierno de Trump insiste en eliminar el capítulo 19 del tratado, el cual regula la revisión y solución de controversias comerciales, sobre todo en temas relacionados al dumping. Recordemos que Estados Unidos quiere eliminar las instancias trilaterales e independientes para resolver estas controversias y busca que se resuelvan en sus tribunales.

Finalmente, en este primer asalto, en las mesas de negociación se tratarán temas relacionados a: servicios financieros, textiles, inversión, obstáculos técnicos al comercio, aspectos legales e institucionales, compras gubernamentales, comercio digital, inversión, pequeñas y medianas empresas, medidas sanitarias y fitosanitarias, obstáculos técnicos al comercio y temas laborales.

Este nuevo tratado incluiría tres temas adicionales al viejo acuerdo que son: comercio digital, el tema laboral y  las pequeñas y medianas empresas. Los demás son rubros ya incluidos en el acuerdo firmado hace poco más de 20 años.

La dinámica es sencilla, se llevarán a cabo 10 mesas simultáneas conformadas por tema en donde habrán representantes de los tres países; de ahí los tres gobiernos van a llegar con una propuesta de texto sobre los capítulos que les fueron asignados. Se prevé que para septiembre de este año se lleve a cabo la segunda ronda de negociaciones en Ciudad de México y para fines de año se lleve el tercer asalto a Canadá. (Vía: El Universal)

 

Publicidad