Guerra comercial con EE.UU. costará 0.7% del PIB: IMCO

Según estimaciones del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), la guerra comercial con Estados Unidos podría costarle a nuestro país al rededor del 0.7% del PIB, es decir, si nuestra economía iba a crecer en el año 2.5%, con esta situación solo crecería 1.8%, esto en el caso de que el gobierno de Trump aplique el 35% de aranceles, tal y como amenaza.

Por el contrario, el organismo estima que en el caso de Estados Unidos y la Unión Europea, la imposición de aranceles podría darles entre 1.5 y el 3% de crecimiento adicional, debido a que tienen la capacidad de suplir su comercio exterior con comercio interior y así amortiguar los efectos del proteccionismo comercial e incluso dinamizar sus propias economías.

En el caso de México eso no sucedería debido a la dependencia con el mercado estadounidense, comparado con el tamaño de su economía interna, por tanto, un entorno proteccionista al exterior, difícilmente puede sustituirse con comercio interno, así que solo quedaría buscar otros mercados más allá de Norteamérica para poder amortiguar el proteccionismo estadounidense.

“Éste es un escenario interesante porque aquí estaríamos jugando nosotros con el más malo. Las represalias solo serían contra los americanos que están incentivando el proteccionismo y a Estados Unidos le conviene este contragolpe principalmente de las naciones pequeñas como México, porque de esa manera él puede apalancar su poder en el comercio global”, señaló el director general adjunto del IMCO, Manuel Molano.

En ese sentido, Molano, explicó que Estados Unidos sería el más beneficiado en un escenario de respuesta mutua en los aranceles debido a que así no se podría acudir a denunciar a la Organización Mundial de Comercio (OMC).

Finalmente, Molano criticó la posición del candidato puntero, Andrés Manuel López Obrador, quien asegura que si el comercio exterior falla este se puede sustituir con comercio interior, ya que el tamaño de nuestra economía no da para hacerlo, es decir, en un entorno como ese, el país acabará pagando la factura. Nos guste o no, necesitamos comerciar con el resto del mundo.

“Una economía pequeña no puede sustituir tan fácilmente el comercio exterior por el comercio interno”, señaló el director adjunto del IMCO. (Vía: El Financiero)