A pesar de su poca rentabilidad, Pemex sigue inyectando capital a los fertilizantes

Desde 2014 Pemex ha estado inyectando capital a la reconstrucción de una planta de fertilizantes que no operaba desde finales de la década de los 90, la cual prácticamente la compró como chatarra por 273 millones de pesos y, además añadió 200 millones adicionales para su remodelación, es decir, estamos hablando de una inversión inicial de 463 millones de pesos.

Sin embargo, a tres años solo se ha avanzado en un 60% el proyecto, cuando originalmente se tenía presupuestado que para este año la planta estaría operando en su totalidad; a este retraso habría que sumar además el sobreprecio de la reconstrucción de la planta, la cual abrirá hasta finales del año próximo, según los informes de la paraestatal.

Dicha planta no es más que parte de un proyecto más amplio de Pemex enfocado a la producción de fertilizantes para el sector primario, el cual se echó a andar en 2015. Han pasado dos años y la inmersión de Pemex a la producción de agroquímicos ha resultado un fracaso, ya que a pesar de que se ha aumentado la inversión, esta solo se ha traducido en pérdidas sostenidas.

Para darnos una idea, en 2015, cuando todavía no operaba completamente el proyecto se presentaron pérdidas por 270 millones de pesos; al año siguiente, en el cual inició completamente la empresa, las pérdidas aumentaron a mil 651 millones de pesos, es decir, de un año a otro, el déficit se cuadriplicó. Este año no ha sido la excepción, ya que solo en el primer semestre se han reportado pérdidas por 874 millones de pesos, lo cual nos permite pensar que para finales del año, el déficit sea mucho mayor al del año pasado.

A pesar de la clara improductividad, la paraestatal mexicana tiene planeado para el año próximo aumentar 40% las inversiones para ese rubro, pasando de 7 mil 280 millones de pesos que se presupuestaron este año a 10 mil 214 millones de pesos. Ese aumento estará en su mayoría destinado a los servicios personales y el pago de nómina el cual aumentará en más del 300%, pasando de 13 millones a más de 60 millones de pesos.

Ante los cuestionamientos, Pemex ha señalado que los recursos mencionados no se destinarán al área de fertilizantes, sin embargo no ha explicado por qué se encuentran establecidos en el Presupuesto de Egresos de la Federación 2018.

Para algunos analistas, Pemex estaría invirtiendo en ese sector con el fin de aumentar la productividad, para así poder revender la empresa y poder recuperar un poco de la inversión realizada. En ese sentido estaría inyectando capital para lograr producir, ya que una empresa improductiva en realidad no vale nada; Ahí el costo de los riesgos tomados por la empresa productiva del estado. (Vía: Reforma)