Moody’s advierte sobre un posible triunfo de AMLO en 2018

La calificadora Moody’s señaló que el escenario de México en 2018 será muy complicado, tanto en términos políticos, como económicos. En primer lugar, se pronostica un ambiente complicado durante el proceso electoral, el cual podría impactar directamente a los mercados, particularmente en el mercado de divisas.

La calificadora dijo además que, independientemente de quien gane la presidencia, el ganador tendrá que enfrentarse a un entorno económico complicado debido a que tendrá poco margen de maniobra para aplicar políticas que favorezcan el crecimiento económico y para controlar el crecimiento de la deuda respecto al PIB.

Respecto a la elección en particular, Moody’s señaló que el candidato de Morena, Andrés Manuel López Obrador, tiene bastantes posibilidades de ganar la presidencia el próximo año, ya que es ese personaje el que más réditos ha sacado de la baja popularidad del gobierno, sobre todo en lo que respecta a temas de corrupción. Es decir, para Moody’s y otras calificadoras como Standard & Poor’s, la impopularidad del presidente Peña favorece directamente a AMLO.

Asimismo, pensando en una posible victoria de AMLO y tomando en cuenta sus posturas respecto a la política económica, calificadoras como S&P, Moody’s y Fitch Ratings señalaron que es muy probable que la calificación de México sea bajada, sobre todo por el riesgo que implicaría cambiar un esquema de libre mercado hacia uno más proteccionista.

Respecto al riesgo de que AMLO eche para abajo las llamadas reformas estructurales, las calificadoras apuntaron que si bien López Obrador no podrá eliminarlas, debido a que es poco probable que cuente con la mayoría necesaria en el congreso, si podría limitar y retrasar su aplicación. Por ejemplo, en el caso de la reforma energética, que es la que más preocupa a los agentes económicos, AMLO podría tomar acciones muy concretas como el retraso de los contratos con empresas privadas, así como no convocar a más rondas de licitaciones de yacimientos.

Este contexto podría agraviarse si las negociaciones del TLCAN no llegan a buen puerto, ya que literalmente podría haber un estancamiento de las políticas económicas del país. Dicho de otra forma, la tormenta perfecta para México sería una victoria de AMLO, políticas económicas proteccionistas, ma el bloqueo de la reforma energética y una negociación desfavorable del TLCAN.

Sin embargo, este escenario es visto por las calificadoras como un cisne negro, es decir como el escenario con menos probabilidad de volverse probable, sobre todo porque ven en el congreso mexicano un poder con la capacidad de servir de contrapeso de poder, siempre y cuando se mantenga con una mayoría absoluta, lo cual es muy probable. (Vía: El Universal)