EU acepta que ignora los efectos que tendría salir del TLCAN

Resulta que Estados Unidos ha estado tensando la liga en las renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y no tiene ni idea de las consecuencias económicas tendría salir de lo que Trump calificó como: “el peor tratado de la historia de los Estados Unidos”.

Así lo reveló el jefe del equipo de negociación del gobierno de Trump, Robert Lighthizer, quien después de la finalización de la cuarta ronda de negociación, dijo que hasta el momento no se ha evaluado los posibles efectos que tendría para su país la derogación del acuerdo comercial de Norteamérica; en ese sentido, señaló que ese tema se ha hablado con el presidente, pero solo de manera muy superficial, ya que no se han calculado formalmente los riesgos y las consecuencias.

Esto demuestra que Trump y su equipo están negociando con base en un desconocimiento total de lo que significa, económicamente hablando, el TLCAN. Es decir, se abrió una renegociación literalmente por un prejuicio del presidente Trump, quien desde su perspectiva, basada en absolutamente en nada, el tratado era perjudicial para su economía y, por tanto había que eliminarlo.

Recordemos que ese discurso anti TLCAN, Trump lo sostuvo desde su campaña presidencial, según su lógica, el acuerdo es injusto porque Estados Unidos tiene un déficit comercial con México, además de que todo esto es lo cual ha traído una pérdida masiva de los empleos en ese país; lo cual es completamente falso.

Respecto a un escenario en donde se derogue el TLCAN, Lighthizer señaló que actualmente su país no cuenta con un plan “B”, a diferencia de México y Canadá quienes ya han puesto en la mesa alternativas ante una salida de Estados Unidos del tratado. Al respecto añadió que el único plan de su país es llegar a un buen acuerdo, pero aseguró que de finalizar el tratado, los tres países socios estarán bien; de ese tamaño su desconocimiento del tema.

Sin embargo, en Estados Unidos ya se ha investigado sobre el tema, por ejemplo la consultora ImpactEcon calcula que la derogación del TLCAN le costaría 0.08% del PIB. Otros pronósticos mucho más pesimistas como el de Scotiabank, quien señalan que le costaría al menos 0.7% del PIB. (Vía: Reforma)