Emprendedoras fingen tener socio hombre para no sufrir sexismo

Nos gusta jactarnos de que el mundo digital es imparcial hacia el género, la posición económica o las preferencias sexuales, cuando lo cierto es que desde incidentes como #GamerGate ha quedado ampliamente documentado el sexismo y la discriminación en las empresas digitales.

El último caso de sexismo en internet ocurrió con dos emprendedoras que han revelado públicamente que, para poder echar a andar su negocio, fingieron tener un socio hombre al que usaban para escribirse con posibles clientes, proveedores y socios.

Su página se llama Witchsy y es una tienda virtual para vincular a artistas con posibles compradores. Desde pines hasta playeras, los productos que oferta Witchsy tienen la peculiaridad de ser un tanto cursis al mismo tiempo escabrosos, dignos de usarse por unos Happy Tree Friends en ácidos… o por una servidora.

Y, aunque en su primer año facturaron casi 4 millones de pesos, esas ganancias no llegaron sin un peculiar sacrificio. Como revelaron a medios Kate Dwyer y Penelope Gazin, las fundadoras de Witchsy, en sus inicios no eran infrecuentes los clientes que empezaban una respuesta formal con un “Okey, chicas” o los artistas que se enojaban si alguna de ellas declinaba una invitación a salir.

Quien esto escribe compró este pin en Witchsy

Su solución fue inventarse a un socio ficticio con el cual respondían los correos. Poner en circulación a su tercer socio hombre de nombre Keith Mann fue, en sus palabras, como “pasar de la noche al día“.

Podían pasar días antes de que obtuviera una respuesta, pero Keith no sólo podía obtener una respuesta y una actualización sino que incluso podía lograr que le preguntaran si deseaba algo más o, incluso, en qué podían ayudarle”, declararon. (Vía: Telegraph)

Estas declaraciones se suman a los escándalos de machismo al interior de Uber o al enorme texto de un infumable ingeniero de Google que aseguraba que las brechas salariales entre hombres y mujeres respondían a diferencias biológicas.

De momento las socias de Witchsy han logrado crear un negocio sano que arroja números negros. Actualmente se les unió como inversionista el cocreador de Rick & Morty, Justin Roiland, pero él no responderá los correos.