¿Cómo te afecta el alza de la tasa de interés en Estados Unidos?

De primera mano parecería que la política monetaria nada tiene que ver con nuestra vida cotidiana, ya que es parte del lejano sistema macroeconómico compuesto solo por proyecciones y especulaciones basadas en cálculos y datos desvinculados de la “realidad”, que además solo pueden ser interpretados por ciertos especialistas pedantes: los economistas.

Sin embargo, la cuestión es más compleja: si bien lo que ocurre en el mundo de la macroeconomía y de la política monetaria no es perceptible o no se manifiesta de primera mano en nuestra vida cotidiana, no quiere decir que no opere, de hecho, en ella.

“La macroeconomía afecta directamente tu bolsillo, aun si no lo percibes”.

Pensemos en indicadores como el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC), que mide la inflación, es decir, el alza sostenida de precios de los bienes y servicios que se consumen en el país. Recordemos que esta variabilidad en los precios tiene que ver con la relación entre el dinero disponible, la oferta y demanda de los bienes y servicios.

Por lo tanto, la inflación afecta los precios de todo lo que consumes a diario, así que, lo que suceda en el sistema monetario afecta directamente tu consumo y tu bolsillo.

Lo mismo sucede con las tasas de interés, que afectan tu economía diaria aun si no lo percibes. Explicado de forma sencilla, la tasa de interés determina tanto el precio del crédito como el precio del dinero (sí, por más raro que suene, el dinero tiene un precio en sí mismo) dependiendo del ciclo económico en que nos encontremos; por lo tanto, cuando la tasa está a la baja, los créditos se vuelven más baratos y en consecuencia se incentiva el consumo y la inversión con el fin de impulsar la economía.

“La tasa de interés determina tanto el precio del crédito como el precio del dinero”.

En cambio, cuando la tasa va a la alza, se busca hacer todo lo contrario, es decir, desincentivar el consumo y la inversión mediante el encarecimiento del crédito. ¿Por qué alguien querría desincentivar la inversión o el consumo? Fácil: la finalidad en este caso es frenar las presiones inflacionarias. (Vía: Banxico)

Pero entonces, ¿por qué nos afecta que la FED en Estados Unidos haya elevado su tasa de interés? Hay que recordar, en primer lugar, que el dólar estadounidense es la moneda de referencia en el mercado global, así que un encarecimiento del crédito y de la oferta de dinero invariablemente nos afecta, por lo que se espera que nuestro país responda consecuentemente con un incremento de la tasa de referencia. Eso quiere decir que apenas el Banco de México anuncie un cambio en su tasa de interés, comprar una casa o adquirir una tarjeta de crédito será, casi inmediatamente, más caro.

A esto hay que agregar los niveles inflacionarios que tenemos actualmente en el país, los cuales se encuentran al doble del rango establecido por el Banco de México que es de +/-1 sobre el 3% anual.

“Con este incremento, la inflación podría bajar pero eso no es necesariamente una buena noticia para ti”.

En ese sentido, ante el aumento anunciado por la FED de 25 puntos base, que mueven la tasa de 1.25 a 1.50, es probable que el nuevo gobernador del Banco de México, Alejandro Díaz de León, se estrene con un incremento de la tasa de referencia, que se especula que pasará de 7 a 7.25. (Vía: Expansión)

¿Qué consecuencias tiene el alza de la tasa en tu economía diaria? Pues bien, esto podría a ayudar a que los niveles de inflación bajen, pero lo harán debido a que vas a consumir menos y no porque tendrás más dinero. También, los intereses de tu tarjeta, de tu hipoteca o de tu automóvil van a aumentar.

Como puedes ver, una decisión económica tomada en otro país, que de primera mano parecería que no tiene que ver contigo ni con tu vida diaria, resulta que sí te afecta y sí tiene que ver contigo.

 

 

Publicidad