Aumento del dólar no tiene que ver con las elecciones

Después de algunas semanas de ensueño, en donde la cotización del dólar llegó a estar por debajo de los 18 pesos debido al optimismo de los mercados internacionales surgido de algunas versiones de que en el corto plazo podría cerrarse el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Sin embargo, en los últimos días hemos observado una apreciación sostenida de la moneda estadounidense en los mercados internacionales, lo cual por supuesto le ha pegado duro a la moneda mexicana.

Contrario a lo que se podría creer, esta depreciación no tiene nada que ver con el desempeño de la economía mexicana, ni con Enrique Peña Nieto, ni mucho menos con el proceso electoral de nuestro país, o dicho de manera más específica, porque Andrés Manuel López Obrador encabece las encuestas.

En realidad este fenómeno en la depreciación del peso responde a cuestiones relacionadas con la economía estadounidense, específicamente con el aumento del rendimiento de los bonos del tesoro estadounidenses a raíz del aumento de la inflación, los cuales llegaron a un rendimiento de más del 3% a 10 años, cifra no vista desde 2013.  Recordemos que estos bonos son tomados como referencia para los costos del crédito a nivel global.

Este aumento en el rendimiento de los bonos, de hecho, también impactó al mercado bursátil estadounidense; solo el día de ayer, el índice Dow Jones cayó 1.74%, el S&P 500, un 1.34% y el Nasdaq, un 1.7%. (Vía: El Economista)

Por su parte, el peso mexicano llegó a un mínimo no visto desde enero de este año, cotizando a más de 19 pesos por billete verde, es decir, de un día a otro el peso mexicano perdió 1.50%, llegando el día de hoy a un tope de 19.20 unidades.

De hecho, el dólar se ha venido fortaleciendo frente a la mayoría de las divisas del mundo a raíz de esta apreciación de los bonos del tesoro, tenemos que la divisa estadounidense ha aumentado su valor en un 0.45% frente al índice que toma en consideración a las 10 monedas internacionales más fuertes, que incluye por supuesto al peso mexicano.

En ese sentido, tanto las elecciones en México, como la renegociación del TLCAN han pasado a segundo plano para los mercados, quienes más bien han reaccionado a factores relacionados a la economía estadounidense. Sin embargo no descartemos que el proceso electoral influya en el tipo de cambio cuando esté más avanzado, así como un retraso en la renegociación del acuerdo comercial de América del Norte; los elementos para una tormenta perfecta aun siguen latentes. (Vía: El Financiero)