Aduanas y cruces transfronterizos no se verían afectados si finalizara el TLCAN

En las últimas semanas, han aumentado las probabilidades de un escenario en donde se rompa el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), sobre todo por las posiciones que está tomando el gobierno de Estados Unidos en relación a varios temas como el déficit comercial, la durabilidad del tratado (cláusula sunset), la eliminación de los paneles de resolución de controversias y la limitación por temporada del flujo de productos agropecuarios.

Dichas propuestas en realidad son inaceptables tanto para México, como para Canadá, quienes en cualquier momento podrían levantarse de las mesas de negociación. En ese sentido podríamos decir que Estados Unidos parecería que está proponiendo una agenda que busca no llegar a ningún lado y reventar toda negociación.

Ya mucho se ha hablado de las consecuencias económicas en los tres países socios si finalizara el acuerdo comercial de América del Norte; también de los daños colaterales en el terreno de lo político, sobre todo en la relación bilateral de México y Estados Unidos, ya que nuestro país ha remarcado que si no hay tratado, tampoco hay cooperación en seguridad y migración.

Sin embargo, hay un sector que prácticamente no resentiría la cancelación del TLCAN, este es el de las aduanas y los cruces transfronterizos, las cuales operan bajo normas, protocolos y procedimientos distintos que forman parte de la Organización Mundial de Aduanas. Es decir, estos puntos operarían de la misma forma con o sin Tratado de Libre Comercio ya que es la Organización Mundial de Comercio la que regula sus operaciones.

De tal manera, lo único que cambiaría sustancialmente sería la aplicación de cuotas arancelarias, que serían de entre el 3 y el 4%, pero en realidad no cambiarían en lo más mínimo los protocolos aduaneros. Contrario a lo que muchos piensan, la eliminación del TLCAN no frenaría el comercio entre México y Estados Unidos, ya que la integración económica de ambos países es tal, que ya no está limitada a la existencia de dicho acuerdo comercial; estamos hablando de que al día ambos países intercambian alrededor de mil 400 millones de dólares en mercancías.

Para el sector del transporte, un rompimiento del TLCAN implicaría un aumento en los costos a raíz de las cuotas arancelarias, sin embargo, el proceso y el tiempo para introducir las mercancías en Estados Unidos prácticamente sería el mismo, que es de aproximadamente 8 horas. Actualmente en el país tenemos un total de 49 aduanas: 17 marítimas, 2 en la frontera sur, 11 interiores  y 19 en la frontera norte.

Las 3 aduanas más importantes del país son: el punto carretero de Nuevo Laredo, Tamaulipas, que en el primer semestre de este año exportó 63 mil millones de dólares; el punto carretero de Ciudad Juárez Chihuahua, con exportaciones en el primer semestre del año por 28 mil millones de dólares y, Tijuana con 16 mil millones de dólares en exportaciones en el primer semestre de 2017. (Vía: El Financiero)