ÚLTIMO MINUTO: Marco Antonio fue localizado en Tlalnepantla, padres ya van a su encuentro

Actualización 21:50, 28 de enero: Esta noche, en una segunda conferencia de prensa, Miguel Angel Mancera confirmó que Marco Antonio fue localizado con vida.

Fotografía de la Policía de Tlalnepantla de Marco Antonio

El joven de 17 años fue encontrado en el fraccionamiento Álamos en Tlanepantla, Estado de México.

En una primera conferencia de prensa, a las 8 de la noche, Miguel Angel Mancera pidió colaboración ciudadana para encontrar al joven que detuvo y extravió la policía capitalina.

Poco tiempo después, vecinos del fraccionamiento Álamos, localizaron a un joven que coincidía con las señas de Marco Antonio. Testigos aseguran que el menor se encontraba aturdido y desubicado.
Pronto, se envía una foto del joven a los padres y fue la madre de Marco Antonio quien confirmó que se trataba de su hijo.

En este momento, la versión oficial es que elementos de la policía detuvieron a Marco Antonio mientras caminaba de forma desorientada por calles Tlanepantla, lo llevaron ante las autoridades pero como no había cometido falta alguna fue puesto en libertad. El problema es que, al ser menor de edad, la obligación de las autoridades era comunicarse con los padres, cosa que no sucedió.

***************

El martes 23 de enero fue el último día que se vio con vida a Marco Antonio Sánchez flores, estudiante de la Preparatoria 8, de la UNAM. Desapareció después de ser agredido y detenido por elementos de la policía capitalina. (vía: Aristegui Noticias)

Según informaron testigos del incidente, se le detuvo por, presuntamente, querer asaltar a un transeúnte. Sin embargo, un amigo que lo acompañaba relató que él simplemente estaba tomando una fotografía a un grafiti cerca del metro Rosario.

Tras varios días de su desaparición sus padres junto con la Redim y exigieron que se le presente con vida, calificando el hecho como de lesa humanidad, además de buscar que se reconozca como una desaparición forzada en el abuso de la autoridad, pues los últimos en tener contacto con el joven fueron los elementos policiales que lo detuvieron.

Éstos informaron al momento de la detención que sería llevado al Ministerio Público número 40 ubicado en Azcapotzalco, sin embargo el joven nunca llegó a ningún lugar.

Después de que el caso cobrará relevancia en la agenda pública varias organizaciones se sumaron para exigir que se le presente con vida y que se castigue a los responsables y en redes sociales comenzaron a manifestar apoyo a la causa a través del hashtag #DondeEstaMarcoAntonio.

Por su parte, la Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México informo que se estaba trabajando el caso pero éste no está siendo tratado como una desaparición forzada a manos de la policía sino como un secuestro.

La Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (ahora Ciudad de México), presentó una queja que se le hizo llegar por este caso a través de un comunicado expresó sus exigencias. Al mismo tiempo la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México reportó que los policías implicados fueron llamados a comparecer a la fiscalía antisecuestros confirmando que el caso no será llevado por la línea de investigación que sugieren los testigos y las pruebas presentadas.

Este domingo también se convocó a una marcha para exigir a las autoridades que se avance en el caso, insistiendo en todo momento que se acepte qué se trata de una desaparición y no del extravío de una persona.

Durante la manifestación los familiares de la víctima señalaron que los testigos fueron amenazados por la policía, incluido el amigo que iba con él (quien tomó la última foto que se conoce de Marco Antonio). También, explicaron que ningún familiar ni amigo del joven han sido llamados a declarar, haciendo aún más sospechosas las acciones y el proceso que ha seguido tanto la SSP como la PGJ de la Ciudad de México. (vía: SinEmbargo)

Al mismo tiempo la PGJ ofreció una conferencia en la que reiteró que los elementos de policía dejaron en libertad a Marco Antonio calles después de ser abordado en una patrulla. También revelaron, que dos de los elementos siguen con medida de arresto para seguir las investigaciones que lleven a la localización del estudiante.

La postura institucional que toma la Procuraduría confirma que se busca proteger a los elementos implicados, pues a pesar de no haber seguido los protocolos de para un arresto y haber también confirmado que se trataba de una detención arbitraria, no han revelado ni el número de la patrulla ni el nombre de los oficiales ni siqueira a la familia, para que pudiera haber una investigación más profunda que se acompañe del sistema de cámaras C-5 de la ciudad.

También se refirió que el menor de edad fue liberado por petición de un ciudadano abonando más al mal ejercicio de la función de estos oficiales de policía.

Si bien no existe una prueba irrefutable de que los oficiales atentaron contra la vida de Marco Antonio Sánchez Flores (contra su integridad sí, porque se le detuvo con el uso de la violencia injustificada), es claro que los oficiales son culpables de todo aquello que le pudiera suceder antes durante y después de su proceso de arresto y disposición al ministerio público.

Lo más alarmante sigue siendo la reticencia de las autoridades a tipificar este caso como una desaparición forzada, protegiendo así a los integrantes del Grupo Hormiga. Al hablar de un secuestro, se niega la culpabilidad es responsabilidad de todos los elementos implicados, por el contrario habláramos de la desaparición forzada, el caso estaría enteramente encima de ellos y no tendrían que simplemente declarar.

Publicidad