Discapacidad por depresión

depresion-jornada

México es uno de los países que ha registrado un mayor aumento en lesiones autoinfligidas -una de ellas es el suicidio-, a causa de enfermedades mentales, pero en especial la depresión.

Esta enfermedad afecta principalmente a las mujeres, padecimiento que ocupa el primer lugar de discapacidad para realizar actividades de la vida diaria. En segundo lugar está la depresión en hombres.

La Universidad de Washington, en Estados Unidos, en específico, el Instituto para la Medición y Evaluación de la Salud, realizó un estudio al que tituló “Carga global de enfermedad” comparando 130 países entre los años 1990 y 2015. México ocupa el séptimo lugar en incremento anual de autolesiones a nivel global con un porcentaje de 2.24% (Vía: La Jornada).

(Puedes consultar el estudio en Ministerio de Salud)

Lo triste de esta realidad es que los pacientes suelen ser señalados por su “debilidad de carácter o falta de motivación” para sobreponerse a los problemas, pero la realidad es otra: la depresión y otras afecciones mentales se originan en el sistema nervioso central y requieren necesariamente de atención médica.

Aún siendo imperativo que estas personas reciban una atención especial y personalizada, sólo el 17.7% de ellos la reciben.

El que no logren recibir la atención médica que tan desesperadamente necesitan, tiene consecuencias graves en su vidas pues su productividad y funcionalidad disminuyen, y pueden llegar perder habilidades cognitivas.

La depresión, aunque puede atacar a cualquiera, es más común en personas con cáncer, afecciones cardíacas, diabetes o cualquier otra enfermedad crónica.

La Organización Mundial de la Salud la define de la siguiente manera:

“La depresión es una enfermedad frecuente en todo el mundo, y se calcula que afecta a unos 350  millones de personas. La depresión es distinta de las variaciones habituales del estado de ánimo y de las respuestas emocionales breves a los problemas de la vida cotidiana. Puede convertirse en un problema de salud serio, especialmente cuando es de larga duración e intensidad moderada a grave, y puede causar gran sufrimiento y alterar las actividades laborales, escolares y familiares. En el peor de los casos puede llevar al suicidio. Cada año se suicidan más de 800 000 personas, y el suicidio es la segunda causa de muerte en el grupo etario de 15 a 29 años.” (Vía: Who).

Tristemente, la realidad en México hace los programas de salud mental escasos y a veces, inaccesibles.