Día Internacional para Poner Fin a la Impunidad de los Crímenes contra Periodistas

La Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó en 2013 la resolución a partir de la cual se proclamó el 2 de noviembre como el Día Internacional para Poner Fin a la Impunidad de los Crímenes contra Periodistas.

Según datos de la propia ONU, en los últimos 10 años más de 800 periodistas han sido asesinados por cumplir con su tarea. Por si esto fuera poco, sólo el 10 % de estos crímenes han concluido con una condena, impunidad que genera condiciones para que los delitos ocurran con mayor frecuencia.

Al menos desde 2012, durante el gobierno de Felipe Calderón, organizaciones de derechos humanos como Artículo 19 y la OACNUDH denunciaron la urgencia de que el gobierno de México tomara acciones para proteger a los periodistas:

“Los periodistas están viendo por proteger su vida porque los mecanismos de protección no se la están protegiendo”, sostuvo el representante en México de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH), Javier Hernández Valencia. (Vía: CNN)

Desde el año 2000 a la fecha, Artículo 19 ha documentado el asesinato de 99 periodistas en México.

Además de los asesinatos de periodistas, en México es común el amedrentamiento de los mismos, incluso por la vía legal. Un ejemplo reciente es el del periodista Sergio Aguayo, quien fuera demandado por el exgobernador de Coahuila, Humberto Moreira, por 10 millones de peso por supuesto daño moral en su contra después de que Aguayo publicara una columna sobre la detención del político en España, donde fue indagado por lavado de dinero y vínculos con la delincuencia organizada.

Aguayo ha señalado que su caso es el reflejo de un problema que afecta a todos los periodistas independientes en este país pues, luego de que la Suprema Corte de Justicia quitara el límite monetario que tenían las demandas por daño moral, a éstos se les intimida con el fantasma de indemnizaciones millonarias u obligándolos a contratar los servicios de abogados con costos muy altos: “Esto ha ayudado a una creciente intolerancia a la prensa independiente en todo el país. Hay un deterioro a la libertad de expresión.”

En una entrevista que realizamos al comunicador e investigador de El Colegio de México, nos explicó que esta forma de amedrentar y hostigar a periodistas se suma a un marco general de vulnerabilidad que hace del periodismo una profesión de alto riesgo y que a su vez daña la democracia mexicana:

Publicidad