Desechos humanos alcanzan el fondo del Ártico

Artico

Según una investigación realizada por el Instituto Alfred Wegener, Centro Helmholtz para la Investigación Polar y Marina (AWI), el fondo del Océano Ártico se encuentra cada vez más contaminado por desechos humanos a pesar de que no existen asentamientos humanos cercanos. En las aguas profundas del Ártico se encontraron residuos plásticos, fragmentos de vidrio y redes de pesca los cuales probablemente llegaron ahí por las corrientes marinas, y están poniendo en riesgo el equilibrio de uno de los ecosistemas más delicados.

Estos investigadores determinaron que ha aumentado de manera exponencial la presencia de desechos humanos en el lecho del Ártico, ya que en solo diez años ha aumentado 20 veces. Las muestras fueron tomadas en el Estrecho de Fram, que se encuentra entre Groenlandia y Svalbard, en donde se encuentran unas 20 estaciones de observación de aguas profundas, las cuales fueron instaladas desde 2002.

El instrumental de observación utilizado para monitorear el lecho marino a unos 2 mil 500 metros es una cámara remolcada llamada OFOS (Ocean Floor Observation System), en ella se ha podido detectar unas 89 piezas de basura en el lecho marino, vistas a través de fotografías. Estos científicos han aumentado constantemente el área de observación y han determinado que en el fondo del Ártico hay un promedio de 3 mil 485 piezas de desechos por kilómetro cuadrado, este promedio fue establecido con base en el monitoreo realizado entre 2002 y 2014.

Pero ese promedio va en aumento ya que recientemente se han encontrado áreas con casi 5 mil piezas de desecho por kilómetro cuadrado, lo que en un inicio se pensó que era un área estadísticamente atípica, hasta que encontraron otra con 6 mil 333 pedazos de basura, que es la que actualmente tiene el récord. Durante el periodo de monitoreo de 12 años, los investigadores se dieron cuenta que el número de residuos en la zona de hielo marginal aumentó más de 20 veces, ya que a principios de 2004 había un promedio de 300 fragmentos por kilómetro cuadrado, y en 2014 rebasaba los 8 mil pedazos.

El problema con estos residuos es que en el fondo del océano, a unos 2 mil 500 metros de profundidad en donde no hay luz y las temperaturas son muy bajas, los desechos tardan mucho más en degradarse. En ese sentido, se ignora el impacto que puedan tener en esos ecosistemas, pero, el problema mayor es que todavía no determinan con exactitud el origen de la basura, se cree que pude ser arrastrada por corrientes marinas del Atlántico, pero también se piensa que provienen de los buques que navegan en esa región, los cuales han aumentado considerablemente debido al descongelamiento de los polos, es decir, son daños colaterales del calentamiento global. 

En ese sentido, el Océano Ártico al parecer se está volviendo el basurero de los mares debido a la creciente acumulación de desechos en los últimos años. Esta investigación arroja una importante hipótesis respecto al destino que podría tener el 99% de la basura que se produce o se desecha en los océanos, este destino por supuesto es el fondo de los mares y en particular, el lecho del Ártico. (Vía: Excélsior)

 

 

 

Publicidad