Cuba aprueba la creación de empresas privadas

Parlamento de Cuba durante la votación sobre empresas privadas.

En una reforma que podría significar el auténtico principio del fin del comunismo en Cuba, la Asamblea Nacional ha aprobado la existencia de empresas privadas. Pero, ¿cómo influirá esta reforma en la economía de la isla? Desde la revolución cubana las empresas privadas se habían prohibido para que se evitará la explotación de patrones hacia los trabajadores. Las empresas pasaron a ser de dominio estatal.

La teoría dicta que las empresas debieron pasar a las manos de los trabajadores, pero lo que realmente sucedió (como en casi todas las economías socialistas) es que fue el estado quien se quedó con las empresas. 

A ese modelo económico donde el estado monopoliza las empresas se llama capitalismo de estado. De facto, no es socialismo pues los trabajadores en ningún momento fueron dueños de los medios de producción. Para el marxismo clásico este modelo económico reduce pero no elimina la explotación.

Este sistema económico no es lejano del que durante años dominó en México. Pemex y CFE son las grandes pruebas de cómo se comportan las empresas estatales en economías mixtas como lo fue la nuestra; es decir una economía donde había amplios factores socializados y otros plenamente capitalistas.

Parlamento de Cuba durante la votación sobre empresas privadas.

El jueves los diputados cubanos debatieron el modelo económico que seguirá la isla hasta el 2030, lo cual quiere decir que hacia ese año veremos una isla mucho más capitalista. Estos cambios son parte de las reforma “raulistas”, que han otorgados mayores libertades civiles a los ciudadanos de Cuba pero han modificado o desaparecido normas de la isla que se relacionaban con el sistema económico.

La nota de CiberCuba dice lo siguiente: Los documentos económicos aprobados hoy por la Asamblea reconocen por primera vez la necesidad de otorgar personalidad jurídica a esas pequeñas empresas privadas, aunque puntualizan su “papel complementario” en la economía, donde debe prevalecer la gestión estatal.

¿Será éste el fin del socialismo cubano? ¿Por qué no promover modelos económicos alternativos, como las cooperativas en lugar de privilegiar la empresa privada?

Publicidad