La fotografía de Roberto Borge en la cárcel donde ya no lo dejan usar ni el reloj de las paletas

Aunque en un primer momento fue mandado por “error” a una cárcel de mujeres, Roberto Borge por fin descansa en su celda, nada lujosa, que contrasta perfectamente con la vida que había llevado a costa de tres carpetas de investigación por aprovechamiento ilícito del poder, enriquecimiento ilícito y peculado. Este mismo martes, Carlos Loret de Mola dinfundió fotografías donde podemos ver ambas caras de la situación en la que él mismo se puso. (vía: El Universal)

La vida que llevaba no correspondía con la realidad del Estado que gobernó, aunque sí con los excesos del enriquecimiento ilícito, los favores y la falsificación y omisión de trámites legales que hoy lo tienen durmiendo en una celda y no en la Torre Trump de Panamá. Las fotos que compartió Carlos Loret de Mola nos sirven para hacer una comparación perfecta justo como las dos imágenes presentan fácilmente.

Foto: Carlos Loret

Primero, posando con un reloj con un valor aproximado de cinco millones de pesos (algo por lo que un obrero con el salario mínimo tendría que trabajar 56 mil 586 días que son poco más de 157 años) y después en su celda, con la mirada suave, sin ninguna posibilidad de hacer algo por sí mismo (porque ni su cama puede tender). (vía: Carlos Loret)

Borge, junto a Duarte y algunos otros gobernadores priístas, fueron presentados por Enrique Peña Nieto como la nueva cara del partido en poder, asegurando que ellos llevarían a la institución más allá de sus prejuicios y su pasado.

Foto: Carlos Loret

Sin embargo, lo que tenemos hoy son investigaciones y fugas por doquier. Gobernadores con relojes que sus salarios no podrían pagar y, por supuesto, a un autoproclamado ciudadano, José Antonio Meade, pidiendo perdón y sintiendo dolor en cada estado donde el poder político aprovechó su posición para buscar su beneficio.

Publicidad