¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

#FuisteTú: aquí puedes ver las dependencias que han desviado recursos

El desvío de recursos y el uso indebido (o sea, para lo que no está destinado y justificado) de dinero público ha manchado la administración de las dependencias de gobierno. Por ello, el proyecto #FuisteTú busca ponerle cara a quienes lo han hecho… así como celebrar a quienes no.

Estos analizaron 1 mil 865 auditorías realizadas por la Auditoría Superior de la Federación (ASF) para así señalar a las dependencias que preocupan por su desvío y mal uso de recursos, así como el oscurecimiento de su destino y/u origen; y también aquellas que dan gusto por el buen manejo de sus finanzas.

De acuerdo con los documentos y estudios hechos a las auditorías de la ASF (actualizadas hasta julio de este año) existen hasta 266 dependencias que preocupan, mostrando irregularidades en el uso y destino de bien, así como en el manejo irregular u oscuro de los mismos.

Las que más problemas presentan son el Financiamiento Público Local de Chihuahua, que tiene hasta 10 mil 436 millones de pesos sin comprobar; Participaciones Federales de varios Estados: Veracruz, con 7 mil 458 millones de pesos; Nuevo León, con 5 mil 823 millones de pesos; y el Fideicomiso del Fondo Nacional de Habitaciones Populares, con 1 mil 792 millones de pesos.

Estos datos y esta información provienen directamente de la ASF, por lo que todas las actividades no registradas no se contemplan. Casos como el de Javier Duarte, desviando recursos federales de Veracruz para sí mismo; o de César Duarte, desviando recursos de Chihuahua hacia el PRI, demostraron que la corrupción sigue siendo un problema profundo.

Así mismo, las dependencias que entran en la categoría de órganos que dan gustosimplemente están apegándose a aquello que dicen hacer y aquello que, por ley, deben hacer. Es, simplemente, respeto a la legislación y asignación de presupuestos.

Sin embargo, resulta curioso entender que la no corrupción en algún órgano gubernamental es más bien un rasgo atípico. El combate a la corrupción no tiene una cantidad comprobable de ahorro en el gasto público, sin embargo daría certidumbre al uso del mismo para los fines que se plantean originalmente y no para “merecer abundancia”.

Con información de Animal Político