Compadre de EPN ganó licitaciones de forma ‘sospechosa’

Las auditorías solicitadas por el Secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, en relación a las licitaciones de la familia San Román demostraron algo: fueron ganadas con irregularidades, tanto administrativas como económicas.

Esta familia, ampliamente ligada al presidente Enrique Peña Nieto, es dueña de las empresas “Constructora Urbanizadora Ixtapan” e “Inmobiliaria Club de Golf Ixtapan”, ambas del rubro constructor. No solamente han tenido licitaciones cuantiosas e irregulares en este gobierno federal, sino desde el mandato del priísta en el Estado de México.

Con la publicación del reportaje de la Casa Blanca, por parte de Aristegui Noticias, también se encontró que la casa que el actual presidente mexicano compró inmuebles a esta empresa en Ixtapan de la Sal, poco antes de entrar al gobierno mexiquense.

Una vez Peña Nieto como gobernador, el negocio de los San Román tuvo un gran tiempo de esplendor, ganando licitaciones hasta por 107 millones de dólares en todo su sexenio como gobernador. Así mismo, Aristegui Noticias encontró hasta 13 licitaciones federales, hasta enero de 2015, con montos que ascienden a 596 millones de pesos.

El principal accionista de las constructoras implicadas es Roberto San Roman Dunne, que no solamente es cercano financieramente al presidente, sino que también es padrino de su hija mayor, Paulina Peña.

Foto: Proceso

Estas auditorías fueron solicitadas, como se mencionó, por Ruiz Esparza, titular de la SCT, con la intención de comprobar que no existían irregularidades en las licitaciones… pero la Auditoría Superior de la Federación terminó encontrando todo lo contrario, aunque no se habían hecho públicas (por evidentes razones).

Aunque pudiera ser factible que una empresa ligada al presidente tuviera licitaciones sin incurrir en irregularidades, la Constructora Urbanizadora Ixtapan no tiene la capacidad para competir por aquellas que ganó. Así mismo, los auditores determinaron que la empresa es deficiente en planeación, programación y presupuesto.

El ejemplo más fehaciente de su incapacidad operativa al frente de las licitaciones es la finalización del paso a desnivel de La Pila, que fue entregado a esta empresa con una licitación de contrato por 78 millones de pesos, pero terminó siendo 43 millones de pesos más cara de lo planeado.

Otro de los ejemplos de las irregularidades de esta empresa fue la venta de un sistema de barreras móviles a OHL, que tuvo un precio de compra en el extranjero de 240 millones de dólares, pero que estos revendieron por 485 millones de la misma moneda, siendo reintegrado ese capital al gobierno federal de Peña Nieto.

Los conflictos de intereses han rozado al presidente en más de una ocasión, como en el caso de la Casa Blanca, con grupo Higa y, ahora, con una investigación de auditorías de por medio, a la familia San Román, que ya no solo comparte inmuebles con este, sino también un vínculo familiar.

Con información de Aristegui Noticias