Asilo en NL donde murieron dos ancianos durante incendio no tenía ni permisos

El martes 13 de marzo, se incendió el asilo para ancianos Vista Hermosa, ubicado en Río Támesis 118, colonia Roma, en el sur de Monterrey. Dos mujeres de 88 años, Consuelo y María Concepción, murieron por el siniestro en el inmueble que no contaba con permisos ni licencia de uso de suelo. (Vía: El Universal)

“Los vecinos señalaron que la noche en la que se registró el incendio, los gritos de las cuidadoras fueron los que despertaron al vecindario.”

Tanto el municipio a cargo de Adrián de la Garza y el gobierno estatal confirmaron que el asilo no contaba con los papeles de salud ni la autorización de Protección Civil para operar.

Ambos permisos corresponderían a las autoridades estatales, según el presidente municipal. Los de salud corresponden a la Regulación Sanitaria de la Secretaría Estatal de Salud, mientras que las condiciones de seguridad son asunto de Protección Civil.

El edil agregó que los responsables del inmueble donde murieron dos y 17 salieron lesionados podrían llegar a pagar hasta 25 mil pesos de multa por violar la normatividad de desarrollo urbano.

“Diecisiete personas fueron hospitalizadas por intoxicación o con heridas de primer y segundo grado tras el incendio.”

Ahora, la Fiscalía de Nuevo León integró una carpeta de investigación para deslindar responsabilidades por el incidente.

Además, la Comisión de Derechos Humanos local dio inicio a una queja para investigar posibles violaciones a los derechos fundamentales de adultos de la tercera edad que sufrieron heridas o fallecieron.

Asilo en NL donde murieron dos ancianos no tenía ni permisos

Diecisiete personas fueron hospitalizadas por intoxicación o con heridas de primer y segundo grado tras el incendio. Entre los lesionados se encontraban las dos enfermeras que cuidaban a los residentes. (Vía: El Universal)

Los primeros informes señalan que el siniestro inició en el garage de la casa, el cual había sido acondicionado como cuarto-habitación. En el contacto donde estaba el calentador, se habría generado un corto circuito que derivó en el fuego.

La cochera se ubica en la parte frontal de la construcción. Ahí habitaban dos hombres y 15 mujeres de la tercera edad junto ambas enfermeras.

Los vecinos señalaron que la noche en la que se registró el incendio, los gritos de las cuidadoras fueron los que despertaron al vecindario. Por más que intentaron ayudar, ni ellos ni la Policía pudieron ayudar durante el siniestro, pues las rejas tenían candados.

No fue hasta 40 minutos después de que inició el fuego cuando finalmente llegaron los bomberos. Los ancianos, desmayados, fueron rescatados en los brazos de los respondientes.

Por: Redacción PA.