Acusan a Salinas Pliego y Fundación Azteca de ‘falsa filantropía’

Fundación Azteca es uno de los pilares de las acciones que Grupo Salinas tiene en favor de la comunidad mexicana. Dentro de la misma, su mayor logro son las orquestas infantiles, pero en realidad estas son financiadas con recursos públicos, no de la fundación o del grupo empresarial.

Según reporta Aristegui Noticias, a partir de 2010, a través de la hija de su presidente, Ricardo Salinas Pliego, se han ido otorgando presupuestos públicos de cultura para su financiamiento, a pesar de que esta Secretaría ha tenido recortes anuales.

Ninfa Salinas, diputada del PVEM promovió y logró consumar la asignación de un presupuesto de 100 millones de pesos para este fin en ese año, mismo que ha ido aumentando con el pasar de las administraciones, llegando a una acumulado de más de 1 mil 600 millones hasta 2018.

Así mismo, la fundación recibe donativos, pero las Orquestas no ven parte de ello, o del dinero del Grupo Empresarial, salvo un aproximado de 15% del total que recibe.

Por otro lado, los gobiernos de los Estados que tienen una de estas orquestas, han dado y asignado presupuesto de igual forma, aunque hay algunos que no tienen una de manera oficial y tangible, como en el caso de Colima.

Aunque se presume como un proyecto y una fundación de asistencia social, como filantropía, en realidad está siendo subsidiada y recibe ingresos, porque no se ocupa el presupuesto en su totalidad para el fin establecido.

Esteban Moctezuma Barragán, líder de Fundación Azteca, refirió que ellos sí reciben dinero público, pero que le inyectan aproximadamente 221 millones desde Grupo Salinas, aunque el SAT no puede constatar eso, pues los registros que se tienen al respecto arrojan que no han dado ni un solo peso al rubro de su propia empresa.

TV Azteca, también propiedad de Grupo Salinas, es una de las empresas con mayor influencia dentro del país. Además de ser la segunda televisora más grande de México, tiene diferentes activos que buscan venderla como una empresa socialmente responsable y alejada de la esfera política.

Sin embargo, se logra de mostrar que a través de otros nombres, muy cercanos al empresario, han logrado obtener concesiones y apoyos estatales y federales para sus programas de apoyo, dejando de lado totalmente la filantropía.

Ricardo Salinas, en esta elección, ha dicho estar de lado de un candidato que promueve el fin de la corrupción, misma que se está constatando de cierta manera, a través de este esquema que, aunque no es ilegal, contrapone los principios de Fundación Azteca y ahora también de su afiliación política.

Con información de Aristegui Noticias