Ante cercanía de reunión Trump-Kim, Norcorea dice estar abierta a deshacerse de sus armas nucleares

De acuerdo al presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, Pyongyang está dispuesta a una “desnuclearización completa” sin condiciones como parte de un acuerdo de paz entre las dos Coreas. Sin embargo, esta es una promesa que Norcorea ya había hecho con anterioridad.

¿Recuerdan que hace un par de meses todos temíamos por el fin del mundo vía un misil norcoreano? Pareciera que esos tiempos ya son cosa de recuerdo… por el momento. Luego de reuniones secretas, pláticas telefónicas y unas olimpiadas de invierno, la amenaza fue convirtiéndose en advertencia y, finalmente, en notificación del teléfono, de esas que todos ignoramos.

El giro lo dio el régimen norcoreano, porque si hubiera sido por Trump, ya se hubiera desatado la guerra. A partir de negociaciones terciadas por Seúl, se logró acordar diálogos, fechas límites y objetivos diplomáticos que beneficiaron, siempre, a Corea del Norte: ni China ni Rusia terminaron de aplicar sus sanciones en medio de la tensión y el mundo entero vio cómo el último Kim se convirtió en ‘el estadista’ que pacificó todo un conflicto internacional.

Las últimas declaraciones a Seúl ocurrieron apenas fue revelada una reunión con el director de la CIA, Mike Pompeo (por Trump en un tuit, porque #Trump), y semanas después de que ambos países acordaron que mantendrían una reunión en algún punto de junio de este año.

La promesa de abandonar sus armas nucleares sin exigir la salida de los miles de soldados estadounidenses de Corea del Sur ya ocurrió… y en varias ocasiones: en 1994, en 1996 y en el 2000 con acuerdos y firmas de por medio. La última vez fue en el 2005. Y pues aquí seguimos.

El ‘colmillo’ diplomático de los Kim y la amenaza latente de que pudiera utilizar sus armas de corto alcance contra sus vecinos, son lo que han permitido que logre lo que quiera prometiendo mucho y no cumpliendo nada a la comunidad internacional. Por otro lado, ya no hay mucho más que pueda hacer la comunidad internacional para presionar a Pyongyang: no están en la ONU ni forman parte del Banco Mundial ni tienen redes mercantiles profundas más que con China y Rusia.

¿Esta vez podrá ser otra promesa vacía… o Corea del Norte aceptará lo que le pidan con tal de alejarse aún más de Trump?