El consejo árabe de las mujeres… sin mujeres

Twitter

Las autoridades de la provincia de Casim en Arabia Saudita lanzaron el sábado pasado una iniciativa tristemente inaudita: un consejo de las mujeres. La idea del emir de la región, tan necesaria como aplaudible, hubiera sido ampliamente celebrada de no ser porque el consejo de las mujeres fue presentado por trece hombres y ni una sola mujer. (Vía: La Vanguardia)

Bueno, casi ni una sola mujer: hubo una videollada con un grupo de mujeres… desde el cuarto de a lado.

Aquí el Consejo de Toby.

La foto que le ha dado la vuelta al mundo es sólo la punta del iceberg de la actual situación de los derechos de las mujeres en Arabia Saudita, un país que a pesar de su riqueza petrolera y su desarrollo económico reduce a las mujeres, que apenas hace dos años consiguieron el derecho votar y ser votadas y aún no pueden conducir, a eternas menores de edad.

 

Votar, sí; conducir, no

Apenas en 2015 las mujeres saudíes empezaron a votar y ser votadas en una elección donde 14 mujeres accedieron a cargos de representación pública. En esos comicios se inscribieron 978 mujeres como candidatas, frente a 5.938 de hombres. La disparidad de las cifras de total de votantes es igual de sorprendente: según los funcionarios, 130.000 mujeres se habían registrado para votar, número minúsculo contra los 1,35 millones de hombres que votaron. (Vía: BBC)

Acaso por eso, no resulta tan obscenamente sorprendente que el emir que condujo la presentación del consejo de las mujeres se haya atrevido a declarar una obviedad: las mujeres, lo crea usted o no, “representan el 50% de la población del país”.

En un país donde no hubo elecciones en 40 años, de 1965 al 2005, las mujeres candidatas tuvieron que pedir permiso en una monarquía absoluta donde sus viajes, su educación y su vida pública está regulada por sus maridos o tutores. Al final del día, en Arabia Saudita se distingue por ser el país donde las mujeres tiene prohibido conducir.

 

Una tortuga sobre ruedas

El desarrollo económico ha permitido que en Arabia muy lentamente el gobierno vaya haciendo concesiones: hace no mucho dejó de patrullar la policía religiosa encargada de mantener el recato y las buenas costumbres en vía publica. Igualmente, las prohibiciones islámicas van cediendo: la gente celebra, por ejemplo, que los restaurantes ahora sean menos estrictos.

“Somos una tortuga en ruedas” dice un entrevistado sobre los cambios de su país, donde la misma prohibición de conducir se tambalea y la gente empieza a apostar cuándo podría suceder ese cambio. (Vía: BBC)

Un problema común que tenemos en la percepción de Arabia Saudita es que Occidente no suele ser duro en sus críticas gracias a los enormes raudales de petróleo que corren desde Arabia. Al ser aliado de los Estados Unidos, las críticas al país árabe suelen ser menores aunque la brutalidad de su gobierno no necesariamente sea menor. Sin embargo, el mayor productor mundial de crudo sabe que el petróleo no será para siempre y empieza a convertirse en un importante inversor mundial. Para algunos analistas, la bolsa de Londres caería si mañana se retirara el dinero saudí. (Vía: BBC)

Es en ese contexto, donde las mujeres saudíes deben pedir el permiso expreso de un hombre a su cargo para desempeñar casi todas las actividades que exige la vida adulta, desde tener una cuenta bancaria hasta estudiar. Su situación irremediablemente nos recuerda el sentido etimológico de “infante”: “sin voz”.

 

Derechos goes viral

De ahí que no sea sorpresa que apenas principios de este año se volvió viral un video donde tres chicas bailan, patinan y juegan básquetbol mientras cantan sobre su represión: “si tan solo Dios nos liberara de los hombres” se puede escuchar en las letras del tema llamado “Preocupaciones” que ha sumado hasta el momento mas de diez millones de reproducciones. (Vía: BBC)

En un país donde son menores de edad de facto, es casi natural que encuentren refugio donde todos los menores de edad del mundo encuentran refugio: el internet. Desde las redes sociales hasta los negocios en línea, las mujeres saudíes han encontrado en el internet una herramienta clave para empoderarse. Aún no pueden ponerse detrás de un volante, pero pueden conducir su vida en el ciberespacio. (Vía: NPR)

Es particularmente importante que puedan desarrollarse económicamente gracias a la red, sobre todo si se toma en cuenta que, según estimaciones oficiales, las mujeres podrían ocupar el triste 28% de la fuerza laboral. Ese pronóstico es todo un logro que se espera cumplir… en el 2020. (Vía: Arab News)

Se pronostica que para el 2020 las mueres representen un 28% de la fuerza laboral saudí.

Y, por si se lo preguntaban, en México la cifra ronda el 40%. (Vía: La Jornada)

 

Publicidad