¿Con sólo ir a clases los alumnos de 1 y 2 de primaria van a aprobar?

Según la SEP, las calificaciones sólo tienen una tarea informativa
alumnos de primaria. Imagen:twitter.

La Secretaría de Educación Pública (SEP) acordó que los alumnos de los grados primero y segundo podrán acreditar su año escolar si tienen el 80% de asistencia. Como segundo requisito necesitan aprobar tanto matemáticas como español o lengua materna con una calificación de seis.

Esteban Moctezuma Barragán quien es secretario de Educación aprobó una reforma en la que se establece que los alumnos inscritos tanto en el primero como segundo grado pasarán sus materias si tienen el 80% de asistencia. Recordemos que en 2018 si cursabas el primer año, sólo necesitabas tener tu porcentaje de asistencia, mientras que los alumnos y alumnas de segundo grado necesitaban el 80% de asistencia y una calificación mínima aprobatoria tanto en Pensamiento matemático y Lenguaje y comunicación (antes conocidos como Español y Matemáticas).

En cuanto a los alumnos de los demás grados, necesitaban tener un promedio mínimo general de seis y un nivel dos de desempeño. Sin embargo, ahora sólo necesitan obtener el promedio de seis. En cuanto a los alumnos de secundaria, en el 2018 no podían reprobar más de cuatro materias, de lo contrario, repetían el año. Ahora pueden reprobar hasta cinco materias sin que ello implique la pérdida del año escolar. Para los alumnos de preescolar se mantiene la norma de evaluación del 2018. Por lo tanto, sólo necesitan un 80% de asistencia para acreditar el año.

En este sentido, la SEP asegura que las evaluaciones de los alumnos son parte de un proceso para mejorar la práctica educativa, por lo tanto, solamente tienen una finalidad informativa tanto para los maestros como para los alumnos. A partir de estas calificaciones, el docente define una estrategia para incrementar las habilidades del alumno y para reforzar sus debilidades. Por tanto se elimina la norma cuantitativa para, según la SEP, dar paso a la norma cualitativa, de manera que, los alumnos se preocupen por entender a cabalidad las habilidades que les son enseñadas antes inquietarse por las calificaciones. (Vía: El Heraldo de México)

Imagen:Twitter.

Este escenario se pinta un poco más escabroso si pensamos en la reforma educativa a la Constitución que Andrés Manuel López Obrador intenta impugnar.  El presidente argumenta que la “mal llamada reforma educativa” sólo ha impulsado el desprestigio para el magisterio antes que como una mejora para el sistema educativo. En cambio propuso los siguientes puntos para mejorar la calidad educativa:

  • Cambiar el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE)
  • Reformar el Sistema de Evaluación
  • Educación gratuita en todos los niveles
  • Conceptos nuevos en la Constitución
  • Consenso entre padre y maestros
  • Implementar materias obligatorias
  • Impartir contenidos diferenciados por región
  • Otorgar becas del sistema “Benito Juárez”
  • Proporciona mayor libertad a los sindicatos (Vía: Nación 3 2 1)

Si bien, estas reformas fueron pensadas para combatir la deserción escolar, se enfrentan a una realidad no tan ideal. En cuanto a la evaluación, se necesita que más especialistas que se involucren en al creación de instrumentos para evaluar tanto la adquisición del conocimiento como los procedimientos para la enseñanza. Las calificaciones han servido como un parámetro para determinar si los alumnos han adquirido las habilidades básicas, por lo tanto, es esencial para cualquier nivel educativo y no sólo se trata de una nota informativa ¿no creen?