¿Por qué los veterinarios están pidiendo que dejes de comprar pugs?

La Asociación Veterinaria Británica ha convocado a todos para que se deje de criar y de comprar perros braquicéfalos, como los Pug, el Bulldog Francés y el Bulldog. Para hacerlo han hecho incluso el hashtag #BreedToBreath (cría para respirar) para reclamar por estos animales con caras chatas. Y es que pueden parecer muy adorables y tiernos (de hecho lo son), pero esa apariencia no es natural y les causa serios problemas a su salud.

El problema en estos perros, es que la crianza selectiva ha modificado su forma física, llevándolos a ser cada vez más pequeños en su cuerpo y en su cráneo, que cada día se hace más chato asemejando el de un humano y no el de un perro, con hocicos cortos y cabezas redondeadas. Esta condición de braquicefalia es lo que les provoca las complicaciones respiratorias conforme van creciendo.

Los médicos veterinarios británicos encontraron que el 75% de los dueños de los perros con braquicefalia no sabían que sus mascotas pueden potencialmente desarrollar enfermedades respiratorias, oseas y anatómicas propias de su raza y algunos incluso consideraban “normal” el que sus perros estornudaran o jadearan constantemente. (vía: The Telegraph)

A esto hay que sumarle que, según datos del Kennel Club, la compra, y por consecuencia su crianza, de las tres principales razas braquicefalias ha incrementado de manera considerable. Simplemente, en Reino Unido, en 2007 casi no se tenían registros de Bulldogs franceces, pero en sólo ocho años han superado los 20 mil ejemplares registrados. Por su parte, el pug y el bulldog se encuentran acutalmente cercanas a los 10 mil ejemplares registrados, cuando en 2007 no había más de 5 mil. (vía: Kennel Club)

veterinarios piden dejar de comprar pugs
Gráfica: The Telegraph

Es claro que la crianza de estas razas responde a la demanda, no podemos olvidar que a las mascotas se les maneja como mercancía (aunque no por ello pierden el derecho a una vida digna como cualquier ser vivo en contacto con la humanidad) y como tal tienen una industria, solo que en este caso la industria se ha encargado de modificar la genética y la anatomía de estas razas para adecuarlas al uso y consumo humano. La crianza selectiva es algo que no es nuevo: el Pastor Alemán, uno de los perros más populares en el mundo, es resultado de ello.

Su creación (sí, fue creado en un ‘laboratorio’ con la características de las razas que querían mezclar) hasta alcanzar ese resultado, que no es natural pero que resultó saludable para el ejemplar, aunque la posterior crianza selectiva para volverlos material para exposiciones de belleza y obediencia ha resultado en una modificación insalubre de su cadera, por la cuál sufren al envejecer. (vía: The German Sheperd UK)

German Shepherd De GIF - Find & Share on GIPHY

En el caso de los perros con la cara chata, el problema no es que se busque modificar su genética. Sería perfectamente entendible el buscar una modificación pero en función de mejorar la vida de estos perros, pero el seguir cruzándolos de manera que las siguientes camadas sean cada vez más pequeñas y con la cara más chata es lo que está no sólo acortando su vida y deteriorando su salud, sino hacerlos sufrir a lo largo de su vida.

Este proceso no nos es extraño, pues esa fue incluso la forma de domesticar al lobo y convertilo en perro y eventualmente mascota. Incluso, esa es la forma en que se producen los alimentos que consumimos. Nuevamente, el riesgo no es que se modifique una especie (aunque eso significa que la raza humana está queriendo jugarle al vergas con la selección natural), sino que esto derive en el deterioro de la salud de alguna en particular, simplemente por la necesidad de cumplir con un estandar estético.

Veterinarios Británicos llaman a no comprar más pugs
Foto: Wallace Genetics

Por ahora, el comenzar por los perros con braquicefalia es un buen inicio para entender que si se busca criar selectivamente a una especie, se necesita al menos considerar las implicaciones que eso tendrá sobre su vida, como el tamaño de los Gran Danés, el largo torso de los Dachshund (conocidos por todos como “salchichas”) o la masa muscular y ausencia de la depresión fronto-nasal de los Pitbull.

Por: Redacción PA.