Paleontólogos descubren el día que los dinosaurios murieron

Uno de los mayores descubrimientos de la ciencia moderna
El día que la Tierra murió

La ciencia moderna actual sorprende cada vez más, probando día con día lo poco que sabemos de la tierra y nuestro origen como especie.

La nueva publicación de la revista The New Yorker, The day the dinosaurs diedescrita por Douglas Preston relata de forma detallada y cronológica el arduo proceso de investigación que se ha llevado a cabo en los últimos años para conocer más acerca del fin del periodo Cretácico.

Como hemos aprendido de la historia universal, hace sesenta y seis millones de años ocurrió cierto evento que culminó en la división de una escala temporal geológica, un asteroide golpeó la capa superficial de la tierra. Extinguiendo prácticamente toda vida existente en la tierra.

Mucho se ha investigado acerca de este suceso en los últimos siglos, y la comunidad científica aún debate acerca de los detalles del impacto, el periodo de enfriamiento posterior a él y las condiciones químicas de la tierra.

Lo que se sabe con certeza es, que después de que la tierra se volviera tóxica a partir de los gases emitidos (principalmente sulfuro), combinados con agua, se generaría una capa alrededor de la tierra que comprimiría nutrientes del suelo, fósiles, hojas y algunas plantas.

Hoy en día, la capa de escombros, cenizas y hollín depositada por el ataque de asteroides se conserva en el sedimento de la Tierra como una franja negra del grosor de un cuaderno.  Esto se ha denominado límite KT, porque marca la línea divisoria entre el período Cretácico y el período Terciario.” (Vía: TheNewYorker)

Existen muchos misterios acerca de lo que se encuentra por debajo y por arriba del límite KT y los científicos han tratado de buscar fósiles lo más cercano posible al límite.

“Encerrados en el límite KT están las respuestas a nuestras preguntas sobre uno de los eventos más significativos en la historia de la vida en el planeta.”

En 2012, el paleontólogo Robert de Palma, comenzó a trabajar en una inusual hacienda de ganado, donde un coleccionista privado afirmaba haber encontrado condiciones favorables para la focilización.

Efectivamente durante ese año, De Palma comenzó a hallar fósiles cada vez mejor sedimentados, criaturas fascinantes día con día. Hasta que, después de varios meses de excavación encontró microteketitas.

Las microtektitas son las manchas de vidrio que se forman cuando la roca fundida es lanzada al aire por un impacto de asteroide y cae a la Tierra en una llovizna solidificada. El sitio parecía contener microtektitas por millón.

Tenemos todo el evento KT  preservador en estos sedimentos” dijo de Palma

Con este depósito, podemos trazar lo que sucedió el día que murió el Cretácico.

Durante cinco años, De Palma descubrió más de una docena de nuevas especies de animales y plantas, incluyendo restos de casi todos los grupos de dinosaurios existentes en Hell Creek.

El siguiente paso era analizar las tekitas encontradas con las  del aesteroide Chicxulub, encontrado en Haití. Los resultados indicaron una similitud geoquímica casi perfecta.

Podemos rastrear nuestros orígenes hasta ese evento“, dijo De Palma.

Estar realmente en este sitio, verlo, estar conectado a ese día, es algo especial. Este es el último día del Cretácico. Cuando subes una capa, al día siguiente, ese es el Paleoceno, esa es la edad de los mamíferos, esa es nuestra edad “. (Vía: TheNewYorker)