CGPD: Los gobiernos deben asumir la producción y distribución de las drogas

drogas

“Las políticas de drogas represivas generan más daño que las sustancias mismas”, debido a que “la gran mayoría de la gente utiliza estas sustancias de manera razonable”, señaló la Comisión Global de Política de Drogas (CGPD).

Dicha Comisión, creada en 2011 para elevar a nivel internacional la discusión sobre formas más humanas y efectivas de reducir el daño provocado por las drogas a la gente y a las sociedades, publicó su informe anual, en el que llamó a los gobiernos a asumir la producción y distribución de las drogas, y a no criminalizar la posesión y consumo de estas. Además aseguran que es su obligación dar “el siguiente gran paso”, para así regular los mercados, así lo planteó el día 21 de noviembre.

Esta comisión está conformada por un panel de personajes muy reconocibles en el mundo de la política internacional, como son Kofi Annan, ex secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), ex presidentes como Ernesto Zedillo, ex jefes de estado, el escritor peruano Mario Vargas Llosa o el empresario Richard Branson, dueño de Grupo Virgin.

En su primer informe anual del año 2011, auguró un giro radical para el diálogo internacional con respecto de las drogas ilícitas: exhibía el fracaso de la “guerra” que algunos gobiernos libraron contra los cárteles de narcotráfico y les exigía tratar el tema como asunto de salud pública, y a los consumidores como adictos, no como criminales.

Además, este señalaba que el intento de alcanzar un mundo “libre de drogas” era “tanto ingenuo como peligroso”, por lo menos de la manera en que lo plantean los tratados internacionales y los gobiernos que criminalizan la cadena de suministro y consumo de estas (Vía: Proceso).

También resaltó que el consumo de 2003 a 2014 se haya disparado en 33%, es decir 247 millones de consumidores en el mundo, y la forma en que incrementaron las violaciones a derechos humanos derivadas de la represión.

Además, la Comisión tomó como ejemplo la llamada “Guerra contra el Narcotráfico” que el ex presidente mexicano, Felipe Calderón, declaró en el año 2006 y que para 2014 había dejado 160 mil muertos y 25 mil desapariciones, pero que también causó el desplazamiento de 280 mil personas.

Asimismo, subrayó que 33 países en el mundo siguen  castigando con la pena de muerte las actividades relacionadas con el tráfico y el consumo de sustancias ilícitas y llamó a terminar “inmediatamente” con la práctica.

Y es que en el marco de la llamada “guerra contra las drogas”, los gobiernos dictaron sanciones “que son desproporcionadas, injustas y completamente innecesarias”, recalcó.

Según el informe, la represión gubernamental contra el uso de sustancias ilícitas fue lo que infló el valor del mercado, que hoy excede los 320 mil millones de dólares anuales, transformándolo en un sistema “inherentemente violento y traducido en grupos violentos que tienen el control” y se aprovechan de la derrama económica para corromper a los representantes del Estado.

Sin mencionar el hecho de que los consumidores tengan que esconderse, lo que agrava el riesgo de contraer enfermedades como el VIH o la hepatitis C.

“Pero es por eso que nosotros estamos aquí y es por eso que pensamos en una amplia y global discusión sobre lo que es consumo, qué son las drogas, cuáles son sus consecuencias y cómo han fallado las respuestas, es nuestra labor”, señaló la Comisión. (Vía: The Guardian)

Asegura que la descriminalización ha generado cambios positivos en los países que la han implementado, como Portugal por ejemplo, donde se redujeron en 18% los “costos sociales” asociados con drogas ilícitas.

Publicidad