César Duarte es declarado ‘prófugo de la justicia’

Al fin se giró orden de aprehensión contra Duarte, ex gobernador de Chihuahua.

El día de hoy en rueda de prensa el gobernador de Chihuahua Javier Corral informó de la orden de aprehensión que se acaba de girar en contra del ex gobernador del mismo estado, César Duarte. Duarte (ya saben: el otro Duarte, nada que ver con Javier Duarte) es acusado del delito de peculado.

Las autoridades aseguran que cuentan con las pruebas necesarias para encarcelar tanto al ex gobernador del PRI como a todos los cómplices que pueda acarrear el proceso. En rueda de prensa el actual gobernador aseguró también que, además de Duarte, se tiene en la mira a varios ex funcionarios.  (Vía: El Informador)

Javier Corral, gobernador de Chihuahua, en rueda de prensa sobre la orden de aprehensión contra Duarte.

Sin embargo, tan se veía venir la eventual orden de aprehensión contra César Duarte y compañía, que por un lado el ex gobernador se encuentra prófugo en los Estados Unidos. Las autoridades aseguran que el ex gobernador cruzó por El Paso, Texas, y, hasta donde se sabe, se encuentra en el país vecino del norte. Ya se giró su orden de extradición.

Igualmente se acusa a Antonio Enrique Tarín García, quien es suplente de diputado federal del fallecido Carlos Hermosillo. De ahí que Corral pidiera a la Cámara de Diputados que no permita que se proteja con el fuero a un “perseguido de la justicia”. (Vía: Sin Embargo)

 

Con esta carambola que ya se había predicho, Duarte se suma al grupo de gobernadores priistas que hace no mucho eran puesto como ejemplo a seguir por Peña Nieto y que ahora deben enfrentar acciones legales en su contra por corrupción, enriquecimiento ilícito y peculado.

El gobernador de Quinta Roo, Beto Borge, de Veracruz, Javier Duarte o el de Chihuahua, César Duarte, son actores de una nueva generación que forma parte de la renovación del partido.

Con esas palabras Peña Nieto juzgó a los tres gobernadores del PRI en el 2012 antes de ser presidente de la República en una entrevista que ofreció a Televisa.  (Vía: El País)

Con esta orden de aprehensión César Duarte se une finalmente al selecto grupo de ex gobernadores priistas que como funcionarios se distinguieron por levantar ámpula y sospecha, dejaron el cargo con cínicos festejos y que ahora son buscados por la policía. Duarte, como el Duarte veracruzano, no sólo es acusado de malversación y peculado: también dejó al borde de la quiebra al estado de Chihuahua y las acusaciones en su contra van desde querer pagar deudas personales con dinero público hasta una presa (sí, una presa) construida en su propio rancho.

 

 

Publicidad