Raúl Cervantes: la delincuencia organizada ya no es problema de seguridad nacional

El procurador de justicia de la nación, Raúl Cervantes, declaró ante la Organización de las Naciones Unidas que, en México, la delincuencia organizada ya no es “un tema de seguridad nacional, sino tan sólo de seguridad pública”.

Cervantes, incluso, señaló que nuestro país podría ser ejemplo para la lucha contra el narcotráfico, pues:

después de haber enfrentado problemas con delincuencia organizada muy potente, de ser un problema de seguridad nacional se ha trasladado a un tema de seguridad pública.” (Vía: Milenio)

Vamos por partes: ¿cuál es la diferencia entre “seguridad nacional” y “seguridad pública”, y por qué es que un procurador está haciendo estas declaraciones fuera del país y no a ciudadanos de su propio país?

En pocas palabras, lo que Cervantes ha declarado es que los grupos delictivos que Felipe Calderón consideró una “amenaza” para el Estado mexicano hoy, son tan sólo un problema local que tendría que ser tratado con diferentes medidas que las que hoy en día se toman.

Claro que esas “nuevas medidas” no van a ser las que organizaciones civiles, académicos, defensores de derechos humanos, incluso la ONU, han sugerido: el procurador Cervantes dejó claro que lo que el Estado mexicano está proponiendo (para sí mismo) es la Ley de Seguridad Interior, un:

“cambio en la estructura institucional de sus 33 procuradurías y fiscalías, además de que se está [trabajando] en la implementación del nuevo Sistema de Justicia Penal y está evolucionando de un paradigma constitucional que estaba en un sistema penal mixto a este adversarial, el cual es más garantista con un enorme compromiso de protección a los derechos humanos.” (Vía: Milenio)

Sí, al parecer Raúl Cervantes está viviendo en un México que no conoce lo ocurrido en Tlatlaya, Palmarito, Nochixtlán, que no ha visto una y otra vez a procuradores decir que ya todo esta mejor cuando en regiones completas del país no hay un Estado: hay dos, el del narco y el ausente.

ANUNCIO