Según Sheinbaum, Rébsamen operaba con legalidad… ¿en serio?

Desde las primeras horas luego del sismo, el colegio Enrique Rébsamen cobró un inusitado protagonismo. Antes de los primeros registros oficiales, un boca a boca ya circulaba por toda la ciudad: “Se ha caído una escuela en Coapa”. Antes de las primeras imágenes del inmueble siniestrado, los capitalinos ya tenían una imagen clara del percance en sus cabezas.

En el colegio Rébsamen murieron al menos 19 niños y 6 adultos. El último cuerpo rescatado fue el de una mujer de intendencia, luego de días especulación informativa y severos malentendidos sobre la identidad de la persona atrapada.

Hoy la delegada de Tlalpan, Claudia Sheinbaum, salió a declarar sobre el colegio Enrique Rébsamen, pero dejó en muchos más dudas pendientes que aclaraciones contundentes.

Según la delegada, el colegio Enrique Rébsamen estaba bien construido y tenía todos sus papeles en regla. Aunque ya declaró que no habrá demolición hasta tener el adecuado peritaje del inmueble, muchos se preguntan: si todo estaba en regla con el colegio, ¿por qué se cayó? (Vía: La Jornada)

Uno de los datos que sugieren con mayor fuerza posibles actos de corrupción alrededor de la construcción del colegio Enrique Rébsamen es que la directora tuviera su propio departamento arriba de la escuela.

El colegio fue fundado en los años ochenta y fue creciendo en tamaño y extensión a medida que se ampliaba su matrícula. Según informes, los edificos que se cayeron no eran salones, sino inmuebles habitacionales adentro de la misma escuela; ambos inmuebles eran propiedad de la dueña de la escuela y de su hermano. (Vía: El País)

La misma directora quedó atrapada en el inmueble siniestrado el 19 de septiembre. Rescatada de los escombros en la tarde del 19, fue su hija quien tomó un papel relevante en el seguimiento de los rescates. (Vía: Reforma)

Sheinbaum responsabiliza directamente a la Seduvi de los permisos presuntamente irregulares otorgados al colegio Enrique Rébsamen. Aunque los permisos de construcción fueran otorgados antes de su gestión, para muchos Sheinbaum pudo haber hecho mucho para evitar la catástrofe.

La delegada ha pedido a la Marina que no se realice una demolición hasta que pase el adecuado peritaje que deslinde responsabilidades. La duda ahí están sobre la mesa: ¿quién permitió que hubiera un departamento arriba de una escuela?, ¿quién debió revertir esa situación antes de que ocurriera una tragedia? (Vía: Excélsior)

Ahora mismo, la SEP, Mancera y Sheinbaum pelotean entre ellos las responsabilidades.