Mágicamente el sistema de SEDUVI ‘se cayó’

Acto uno: un sismo provoca que caigan muchos edificios en la Ciudad de México.

Acto dos: la gente busca el sistema de datos que incluye toda la información sobre los responsables de haber aprobado edificios mal hechos que se cayeron.

Acto tres: el sistema que guarda TODA esa información que justamente era útil ahora, mágicamente, se cayó.

Sí: justo cuando necesitamos toda esa información, justo cuando debemos saber los nombres de los DRO (directores responsables de obra) que dieron el visto bueno a los edificios caídos, de santo y seña del uso de suelo y demás vericuetos de la burocracia de construcción en CDMX, pum: toda esa información desaparece porque mágicamente su sistema se cayó.

La explicación de la misma SEDUVI es que su sede en Sullivan sufrió severos daños durante (¡ajá!) el sismo del 19 de septiembre. Y justamente lo que sufrió daños fue su sistema de información.

Al parecer su fibra óptica se quebró por el sismo. Y, pues, ni modo: hasta nuevo aviso la gente podrá enterarse quién autorizó la construcción de qué edificio que se cayó.

Por supuesto, los reclamos y las cejas levantadas no hicieron esperarse y desde la mañana no pocos enterados ven en este apagón casual un fantasma del apagón del sistema de las elecciones del 88.; ya saben, cuando, comprobable o no, Cuauhtémoc Cárdenas llevaba ventaja, de pronto se apagó el sistema y al reencenderse Carlos Salinas llevaba la delantera.

Ya veremos si para cuando se reponga el sistema del SEDUVI no nos agarró de bajada el gobierno de Miguel Ángel Mancera en la CDMX y, de pronto, los nombres de los responsables, mágicamente, desaparecieron.

¿Cómo se llamó la obra?