Policías del Sector Tacubaya denuncian abusos de su titular

Elementos de la policía capitalina adscritos al Sector Tacubaya denuncian “malos tratos” de parte de su jefe inmediato, el titular de la sección, Saúl Mendoza Franco.

Obligados a cumplir jornadas de 12 a 16 horas diarias sin descansos y exigiéndoles cuotas para “rebajar” sus horas, los policías que operan en el Sector Tacubaya denuncian que también son obligados a fabricar acusaciones y delitos por sus superiores, coordinados por Saúl Mendoza Franco. Cuando no cubren cuotas o “multas” (que van de mil a dos mil pesos de sus propios salarios) son “castigados” por los mandos.

Cada una de las imposiciones que sufren estos elementos de la policía capitalina son una larga serie de violaciones a sus propias normas de trabajo y a la Ley de Seguridad Pública de la Ciudad de México.

“Es bastante cansado, y sí nos afecta en lo familiar, en lo económico, en todo nos afecta. Estamos del diario aquí, no podemos hacer nada: algún trámite, estar con la familia” (Vía: Reforma)

Sin embargo, esta no es la primera vez que un oficial denuncia a Mendoza Franco: apenas en marzo del 2015, un policía auxiliar lo denunció por haberle dado una golpiza “injustificada” (¿hay una que sí lo sea?) cuando era mando del Sector Cuautepec, en el norte de la ciudad.

Detenido, incluso procesado por el Ministerio Público de la demarcación, parecía que sería sentenciado, pero el mando sólo fue removido de su cargo… para que en unos cuantos meses fuera trasladado a Tacubaya como jefe de sector. (Vía: MVS Noticias)

Como siempre, cuando hay una historia larga de abuso de poder, es difícil llegar al primer caso: Mendoza Franco ya había sido trasladado de otro sector: Lindavista, donde se le acusó por vecinos, autoridades y compañeros de “incrementar” las cuotas que cobraba ilegalmente la policía capitalina por vigilar la zona; al mismo tiempo que se le acusaba, también, de “proteger” a las bandas criminales que operaban sin problema alguno. (Vía: Página Ciudadana)

Ahora, los elementos que denuncian a su jefe de sección parece que tienen todo en contra: en cuanto los mandos se enteran de las denuncias, son enviados a sectores lejanos a sus domicilios (cuando les va bien).

¿Esta es la idea detrás de una “ciudad segura”?