Incierto si dejaremos de escuchar el grito ‘y fierro viejo que venda’ en CDMX

¿Desaparecerá el grito de "fierro viejo que venda"?

“Se compran colchones, tambores, refrigeradores, estufas, lavadoras, microondas o algo de fierro viejo que vendan”. No hay un sólo chilango que no haya escuchado esta frase en la calle, pero la nueva forma de recolectar la basura pone en peligro el empleo de los compradores de fierro viejo. ¿Cuánto tiempo más escucharemos esa frase en nuestras calles?

https://twitter.com/salmalombera/status/879797346560770048

Desde que se aprobó la Nueva Ley de Residuos, se contemplaba la paulatina desaparición de los fierreros. Ahora que entró en vigor el pasado sábado 8 de julio, ellos buscan defender su empleo.

La Nueva Ley de Residuos contempla tres formas de separar la basura, cuando antes eran dos forma. Los domingos, los camiones recolectores levantarán una clase de residuos, la basura especial que conforman los electrodomésticos, muebles y colchones. Antes de la nueva ley, no existía un protocolo obligatorio para tratar esta basura y muchas veces terminaba en barrancas o tiraderos clandestinos. (Vía: Milenio)

¿Desaparecerá el grito de “fierro viejo que venda”?

Sin embargo, la nueva ley no agradó a todos: los fierreros dicen conforman una fuerza laboral de 50 mil trabajadores. Ellos alegan que la nueva ley criminaliza su trabajo, pues se castigará hasta con cuatro años de cárcel a quien recoja ilegalmente la basura especial. Además, dicen que no fueron consultados ni contemplados a la hora de redactar esa ley que los borra del mapa.

Prometen acciones legales para defender su empleo y ya buscan ampararse ante la nueva ley. Sin embargo, Xavier López Adame, presidente de la Comisión de Medio Ambiente de la Asamblea Legislativa de la ciudad, aclaró que para continuar con su trabajo, los compradores de fierro viejo deben tramitar un engomado especial en la secretaría de Medio Ambiente de la CDMX. (Vía: Uno Noticias)

El diputado añadió que antes no había certidumbre sobre el destino de esa basura, pues podía terminar en una planta recicladora o tirada a cielo abierto. De todas formas, falta mucho para que la nueva norma sea eficiente. Desde el 8 de julio, cuando entró en vigor, mucha gente ha reportado que la información sobre las nuevas formas de dividir la basura es insuficiente.

 

ANUNCIO