Quisieron extorsionar niña en el Metro; pretendían haber secuestrado a su tía

Aunque la extorsión telefónica está perdiendo credibilidad (y qué bueno) entre la gente, estos siguen buscando hacer que su negocio siga siendo rentable. Para esto, no discriminan ni hace diferenciaciones y son capaces, incluso, de extorsionar a una niña de 10 años.

La menor de edad recibió una llamada telefónica en la que se usó el mismo sistema y proceso para fingir un secuestro de esta manera. Por supuesto, ella se encuentra ajena a muchas cosas porque… ¡pues porque es una niña! Y antes de pensar si llamar a la policía o a quien sea, no dudó en hacer caso de las amenazas que escuchaba en el auricular.

Quisieron extorsionar niña en el Metro; pretendían haber secuestrado a su tía
Foto: Reforma

Los extorsionadores no le pidieron dinero (por obvias razones), pero sí le exigieron que consiguiera todas las alhajas y artículos de valor que pudiera entregar lo más rápido posible en Metro Portales. Cosa que hizo y que metió en una caja; sin embargo, al llegar a la estación comenzó a llorar sin control y la policía del STCM le auxilió, mientras ella contaba todo lo que sucedía.

Al lugar, llevó su teléfono celular, un reloj y unas cuantas joyas. Tras conocer la historia, se le llamó a su madre, quien fue por ella y aseguró que se haría cargo desde ese instante. Por supuesto, nada de lo que llevó cambió de dueño y ninguno de sus familiares estaba en peligro.

Las extorsiones telefónicas siguen siendo una de las formas más comunes de proceder de este delito. A pesar de las advertencia y recomendaciones que se da a la población, es evidente que el temor es mayor que la razón y ante el temor se cae. En el caso de la niña, es evidente que desconoce ese contexto y esa problemática de la ciudad, por lo que su reacción fue inmediata.

Quisieron extorsionar niña en el Metro; pretendían haber secuestrado a su tía
Foto: Reforma

La forma de combatir este delito es simplemente denunciando los números desde los cuales se extorsiona, para tratar de cortar su forma de proceder. Claro que terminar con esto no será tan simple, porque así mismo es demasiado sencillo hacerlo y se basa en un temor profundo, derivado de las condiciones de seguridad de la CDMX que, ciertamente, no se pueden resolver simplemente con denunciar número telefónicos.

Con información de Reforma

Por: Redacción PA.