Escuela que sirve de albergue a ancianos y niños de Multifamiliar Tlalpan intenta desalojarlos: reportan damnificados

La situación para los damnificados del Multifamiliar Tlalpan sigue estando en duda. Además de que uno de los 10 edificios de la unidad habitacional colapsó,  los vecinos siguen sin poder ingresar a sus casas y sin dictámenes confiables, según ellos. Asimismo, una escuela donde se han estado protegiendo algunos de los afectados parece ser que necesita recuperar sus instalaciones.

Los habitantes del Multifamiliar, que han montado campamentos en canchas deportivas del mismo y en un parque cercano a la zona, han denunciado que las autoridades no han sido certeras respecto a los dictámenes que se les han dado de los edificios restantes, a los que no pueden ingresar por temor a que se encuentren en mal estado. (vía: Proceso)

Han pasado más de tres semanas y los dictámenes siguen sin llegar y los albergues en los que están pasando los días  no pueden ser lugares permanentes para ellos. La escuela Fray Eusebio Francisco Kino, donde niños y adultos mayores han estado pasando los días, está siendo reclamada por autoridades para el regreso a clases, acusan los vecinos. Por su parte, la directora de la escuela niega que se les vaya a desalojar, pero también acepta que se está buscando negociar su reubicación.

Héctor Toledo, afectado del Multifamiliar Tlalpan, dijo en entrevista con Aristegui Noticias que aún no tienen dictámenes que les brinden la seguridad necesaria para poder regresar a su hogares:

Aún no tenemos dictámenes, se han revisado los edificios y se han catalogado los edificios por colores alertas, hay 3 que están en color verde y que son habitables: mientras que 6 más que están en amarillo y no se puede volver, pero puede cambiar con las inspecciones de los últimos días.” (Vía: Aristegui Noticias)

Por esta razón, es necesario que los albergues continúen con su labor y puedan seguir resguardando a la gente, sobre todo la escuela donde, según él, se encuentran hasta 70 personas, entre niños y adultos mayores, que estarían en riesgo de pasar a los albergues que están en las calles:

La escuela es el albergue más grande y el que concentra a las personas en condiciones más vulnerables, niños y gente de la tercera edad, ahí es donde se quedan. No hay capacidad en las canchas ni en el parque para alojar a estas personas, si se acaba ese apoyo se tendrían que venir a los albergues callejeros se complicaría más la situación de los dos albergues que están al pie de la calle. (vía: Aristegui Noticias)

La situación sigue sin esclarecerse, pues la misma escuela aún no tiene un dictamen oficial para el regreso a clases, pues una de sus bardas traseras está por caer y, por el momento, está apuntalada con polines de madera. Las personas que duermen en esta institución educativa, no tienen la certeza de cuándo podrán (o no) regresar a sus hogares. Los dictámenes han tardado en llegar, pero también la población no tiene confianza ni en la Seduvi ni en Protección Civil. (vía: El Universal)

La importancia de reconocer que el trabajo con los damnificados por el sismo es un proceso largo y con muchas y diferentes etapas está en las miles de personas que siguen sin un lugar donde vivir y que, en muchos casos, no tienen a dónde más ir. Los vecinos han rechazado la propuesta de adquirir una hipoteca para un nuevo hogar y, claro, nadie estaría feliz de haber dormido con un techo donde vivir y despertar con una deuda para una generación más.