La Cuauhtémoc fracasó con su pista de hielo: tendrá que desmontarla

La Delegación Cuauhtémoc fracasó rotundamente con sus deseos de tener una pista de hielo para sus habitantes. Tan sólo dos semanas después de la inauguración, sin tener al menos un día en que la pista funcionara al 100%, tendrá que retirarla porque, aparentemente, nadie les explicó que para que funcione correctamente debe tener, al menos, hielo. (vía: UNO TV)

La atracción helada, de 600 metros cuadrados, tuvo problemas desde su inauguración el 20 de diciembre. Ese día sólo se pudo usar la mitad de la pista (y sólo por cinco niños y cinco instructores) de manera adecuada; en la otra mitad, el sistema de enfriamiento no logró bajar la temperatura lo suficiente para que se congelara el agua y consiguiera las capas de hielo necesarias para que la gente pudiera patinar.

Rodolfo González Valderrama, encargado del despacho de la delegación, dijo que:

(…) no funcionó, ya le pedimos a la persona que hizo la donación que tuvo ahí problemas de logística y técnicos por eso no funcionó. Ya se disculpó y lo único que estamos pidiendo es que se levante la pista y que deje tal y como estaba. (vía: Reforma)

El fallo estuvo en el sistema de enfriamiento, que al averiarse no pudo estar activa las 24 horas, haciendo de todo el hielo una fría capa de agua que, por supuesto, nunca serviría como alberca, menos como pista de patinaje.

El encargado dijo que se le pidió al empresario Rafael Ochoa Valdivia (ex-pre-candidato a la Asamble Legislativa del Distrito Federal por Movimiento Ciudadano)que donó la instalación de la pista (mismo que va a sustituir el pasto sintético de la cancha donde está instalada la casi-pista) que la retirara y esto se hará el 7 de enero, así que todavía tienes tiempo de ir a ver cómo se hundió ese barco que ni siquiera zarpó… ¡ah! Porque además, nunca pudo estar abierta al público.

Publicidad