Cuajimalpa impone uniformes a sus funcionarios: ¿y como para qué?

Desde que tomó protesta como alcalde de Cuajimalpa, Adrián Rubalcava Suárez, el único alcalde priísta de la Ciudad de México, impuso a sus funcionarios un uniforme que guarda mucho parecido al de la policía o los cuerpos de seguridad. La medida ha sido rechazada por directivos y ya van cuatro que renuncian en estos dos meses de su administración.

Uniformes para funcionarios de Cuajimalpa
Uniformes para funcionarios de Cuajimalpa (Imagen: El Universal)

La directora de Atención a la Mujer, el coordinador de Proyectos del área administrativa, el jefe de unidad departamental de vía pública y, según Reforma, “un trabajador más”, ya le han renunciado al primer alcalde de Cuajimalpa, quien ha defendido en varias ocasiones la imposición.

Según Rubalcava, la intención de los uniformes es “para que todos y cada uno de los trabajadores parezcamos servidores públicos“. Sí, la misma forma como se justifica un uniforme en la secundaria.

El conjunto guarda mucha (pero mucha) semejanza con el uniforme de la policía, pero en conferencia de prensa, el alcalde dijo que no había forma, porque “los policías se dedican a cuidar a la población y la alcaldía a atenderla y auxiliar en materia de movilidad“. (Vía: 20 Minutos)

Además, dijo, los cursos, actualizaciones y seminarios que cumplan los funcionarios serán visibles para los ciudadanos, a través de pines y medallas visibles en el uniforme… Ajá, de nuevo igualito que el Ejército o la policía.

Si, como ciudadano, te preocupa de dónde va a sacar presupuesto la alcaldía, no te preocupes: los funcionarios y trabajadores van a ser los que paguen por sus uniformes. (Vía: El Universal)

José Ramón Amieva, Jefe de Gobierno de la CDMX, tuvo que salir a decir que el alcalde no rompía ninguna ley con la imposición de uniformes, aun cuando habrá “cuerpos” que usen tolete y radio, como cualquier policía. (Vía: Milenio)

Es curioso que el único alcalde priísta de la Ciudad de México se esté valiendo de dos lenguajes al mismo tiempo para legitimar lo que, en buena medida, es una militarización (al menos estética) del servicio civil: por un lado, recupera el discurso de López Obrador sobre “poner el ejemplo” y, al mismo tiempo, sigue una larga tradición autoritaria en México de vincular la autoridad con la fuerza.

Felipe Calderón usando casaca militar, en 2007
Felipe Calderón usando casaca militar, en 2007 (Fotografía: Cuartoscuro)

Con un plumazo, Rubalcava creó tres cuerpos de funcionarios/policías: movilidad, “administrativo” y “vía pública”, sin embargo no queda claro aún los límites de sus funciones, si no cruzan responsabilidades con los oficiales de tránsito o la policía ambiental.

Finalmente nos queda una pregunta que no pudimos preguntar a la alcaldía, pues marcamos en varias ocasiones y nunca respondieron nuestra llamada: ¿no es algo peligroso que los funcionaris civiles le jueguen a ser policías y militares?

Por: Redacción PA.