Cancelan licitación de Cetram de Iztapalapa: en vez de hotel, será escuela

Cancelan licitación de Cetram Iztapalapa: construirán prepa

La licitación público-privada, otorgada en 2017 para construir un centro comercial, un hotel y una segunda sede del Museo Papalote Museo del Niño en el Centro de Transferencia Modal (Cetram) de Constitución de 1917, fue cancelada el día de ayer por el gobierno de la Ciudad de México.

Render de uno de los proyectos para el Cetram Constitución de 1917 ya con el Papalote Museo del Niño Iztapalapa

Los Cetram siempre han sido un problema para el diseño urbano, especialmente en la Ciudad de México: sin suficiente vigilancia, con muchas rutas y muchos intereses en un mismo espacio, estos centros de transferencia por lo general son feos, inseguros, sucios y peligrosos.

Cuatro Caminos, por ejemplo, se ha convertido en un foco rojo para las autoridades tanto de la Ciudad de México como para las municipales y locales del Estado de México. (Vía: El Universal)

Una de las primeras respuesta ante cualquier problema de la ciudad de la anterior administración era crear asociaciones público-privadas y desarrollar espacios comerciales en las zonas conflictivas. Pasó con el Corredor Cultural Chapultepec, pasó con los bajo puentes, pasó también con los Cetram.

El plan original incluía cinco Cetram: Tasqueña, Constitución de 1917, Martín Carrera, Chapultepec y Zaragoza, cada uno con diferentes desarrollos comerciales y turísticos (Chapultepec con un edificio de oficinas; mientras que Taxqueña, con un hotel por la central camionera, por ejemplo), y fue hecho público unas cuantas semanas antes de que se separara del cargo para buscar la nominación presidencial por el que entonces se llama Frente Ciudadano.

El día de ayer, la Gaceta Oficial de la Ciudad de México publicó la cancelación definitiva de la concesión a 40 años que el gobierno de Mancera había hecho con la empresa Centro de Movilidad REHDOMA, S.A. de C.V. para la construcción de un centro comercial, un museo, un hotel y una versión más “moderna” del Cetram de Constitución de 1917, en la alcaldía Iztapalapa.

Para hacerlo, el gobierno de la ciudad se valió de una “declaratoria de rescate por causa de utilidad e interés público”, es decir: el espacio que sería convertido, en resumidas cuentas, en un espacio privado era demasiado importante y debía ser utilizado para fines más urgentes:

Considerando la necesidad e importancia que significa salvaguardar la seguridad y el bienestar de la comunidad, así como cumplir con la finalidad del Gobierno de la Ciudad de México de proveer espacios seguros y servicios que beneficien a toda la población, como lo es el servicio del transporte público eficiente, aun cuando se afecten intereses particulares, porque el interés público está por encima del interés particular, siendo el primero tutelado por el Estado, lo que constituye de interés público el rescate de la Concesión“. (Vía: Gaceta Oficial CDMX)

En su lugar, de acuerdo a lo anunciado en la Gaceta, en los siete mil metros cuadrados del espacio, se construirá una preparatoria con capacidad para mil cien estudiantes en dos turnos.

Claudia Sheinbaum informó, en su propia conferencia matutina, que no se le pagará indemnización alguna a Rehdoma por el retiro de la concesión y que, también, hay otras concesiones semejantes en revisión, como la del Cetram Chapultepec.

Render del Cetram Chapultepec, ahora en revisión tras cancelación del de Constitución de 1917

Si bien, la cancelación se hizo por encima de encuestas o consultas, quizá esta decisión, junto con muchas otras, son un giro en la forma cómo y para quién se piensa la ciudad.