Acoso sexual en CDMX: le dejan bolsa con semen en parabrisas

Para las mujeres que viven en la CDMX no es ningún secreto que el acoso sexual es cosa de todos los días. No solo es tan frecuente que este año aumentó 433%: los acosadores también han encontrado nuevas formas de hacerlo de forma anónima y quedar impunes, como es el caso de quien dejó un mensaje con una bolsa de semen en el auto de una mujer.

Este martes, una usuaria de Twitter denunció que alguien dejó un papel con una bolsa de semen en el parabrisas de su hermana:

Acoso Sexual, CDMX, Parabrisas, Twitter
Imagen: Twitter

“Wow nivel de acoso sexual desbloqueado: dejaron una bolsa con semen en el parabrisas de mi hermana, qué putas tienen en la cabeza?”.

Dos años y 11 millones después, los silbatos antiacoso no se han usado ni una vez

En el video, la dueña del auto abre el papel y encuentra la bolsa de semen junto con una moneda de 50 centavos y un mensaje: “Para que me digas cuanto cobas (sic) por acostarme contigo espero y te quepa mi pene que mide 25 cm macame (sic) 7291504926″.

Como cada vez que una denuncia tiene cierto alcance en Twitter, este video se llenó de comentarios de mofa, celebración del acoso y victim blaming. Como éste en el que “sugiere” qué hacer con su contenido:

Acoso Sexual, CDMX, Parabrisas, Twitter

O éste en el que llaman “maestro” a la persona que cometió el delito:

Acoso Sexual, CDMX, Parabrisas, Twitter

O éste que le echa la culpa a ella por denunciar y la acusa de hacerle “publicidad”:

Acoso Sexual, CDMX, Parabrisas, Twitter

Y éste, en el que se usan los memes de dinosaurios para atacar:

Acoso Sexual, CDMX, Parabrisas, Twitter

El ‘pack’ de Tamaulipas y los cómplices de la violencia en línea

Así como el acoso sexual alcanza niveles alarmantes en ésta y otras ciudades de México, las redes sociales son también un caldo de cultivo de revictimización. Sin embargo, esto no significa de ninguna manera que la denuncia en redes sea inválida: la violencia en línea suele ser una respuesta a quienes se atreven a alzar la voz ante el acoso.

Por: Redacción PA.