Cambio de embajador en EE.UU., ¿parte del plan para enfrentar a Trump?

A una semana de que Donald Trump tome posesión como el 45 presidente de los Estados Unidos, la Secretaría de Relaciones Exteriores mexicana ha anunciado varios cambios para, en voz de Paulo Carreño King, subsecretario para América del Norte y el Caribe, “destacar [las fortalezas que comparten México y EE.UU.] y cómo podemos construir más oportunidades y concentrarnos menos en estos escenarios hipotéticos que todavía no llegan.” (Vía: El Universal)

En sustitución del actual embajador en Washington, Carlos Manuel Sada Solana, llegará Gerónimo Gutiérrez Fernández. Funcionario federal en las últimas tres administraciones, el maestro por la Escuela de Gobierno John F. Kennedy de Harvard, Gutiérrez Fernández ha sido sido subsecretario de América del Norte y el Caribe de 2003 a 2006, subsecretario de Gobernación también durante el mandato de Felipe Calderón, jefe de la Unidad de Planeación, Comunicación y Enlace de la Secretaría de Economía durante el gobierno de Vicente Fox, asesor de la bancada panista y coordinador de asesores para el Banco de Obras y Servicios Públicos (BANOBRAS). (Vía: El Universal)

Si bien todavía falta que el candidato que propone la Cancillería sea puesto a consideración del Senado, es casi una garantía que Gutiérrez Fernández sea el nuevo embajador. Su perfil no difiere del del grueso del gabinete de Enrique Peña Nieto: formados en instituciones privadas mexicanas y en programas estadounidenses “de élite”, no sólo es difícil sino hasta casi imposible pensar que su nombramiento forme parte de un plan articulado para enfrentar una presidencia como la de Trump que, incluso antes de tomar posesión ha afectado ya la paridad del peso con el dólar, cancelado varios acuerdos comerciales y, en general, ha levantado una cortina de incertidumbre que no ha podido ser levantada ni por el Ejecutivo ni sus secretarios. (Vía: Sin Embargo)

Los comunicados, oficiales y “a modo personal” a través de las redes sociales, indican que los cambios en la Secretaría de Relaciones Exteriores son parte del plan para la llegada de Trump, pero, teniendo como ejemplo los “planes” que el mismo Ejecutivo federal ha lanzado para “contrarrestar” el gasolinazo, ¿será, éste sí, uno efectivo?