Así opera la red de trata que conecta Venezuela y México

Una investigación multimedia detalla cómo migrantes venezolanas eran ofertadas en Twitter, Instagram y el portal Zona Divas

“Cuando veo yo ya estoy publicada en Internet. Era como si yo lo estuviera usando. Ellos decían: venezolana, llegó nueva, que si estuvieran conmigo, que yo ofrecía cachondeo”, dice una víctima de Zona Divas, un portal relacionado con la explotación sexual que traficaba con mujeres provenientes de Venezuela en la Ciudad de México.

Este testimonio y algunos más de víctimas y especialistas en el tráfico sexual de personas forma parte de la investigación Mujeres en la vitrina: migración en manos de la trata elaborada por Fusión, Pie de Página, El Pitazo, Enjambre Digital, entre otros.

La investigación multimedia encuentra nexos entre la crisis económica de Venezuela, que ha provocado la migración masiva de 2.3 millones de personas, y las redes criminales de México que aprovechan este fenómeno.

La masificación del internet no solo ha ayudado a que el delito de trata de personas crezca: también ha permitido la invisibilización de los responsables. Zona Divas, una página web fundada en 2001 y clausurada por las autoridades en 2018, es un ejemplo de ello.

La página comenzó a llamar la atención de las autoridades gracias a una mujer identificada como “Luna”. Ella escapó de un departamento en el centro de Puebla, denunció que era explotada sexualmente y que sus tratantes ofertaban sus servicios en Zona Divas. A raíz de esta denuncia, las autoridades hicieron rescates de otras mujeres víctimas de trata en Puebla y la Ciudad de México.

La periodista Gloria Piña, autora de Mujeres en la vitrina, cuenta en entrevista para Plumas Atómicas:

“No se puede saber si todas [las mujeres publicitadas en Zona Divas] eran víctimas de trata, incluso tampoco el número exacto de las que sí eran víctimas en ese sitio web en específico porque seguramente hay historias que se desconocen.  También hay personas que se anunciaban de forma independiente, sin embargo por el hecho de pagar por anunciar su trabajo ya existe un cobro indebido. Los dueños de la página se benefician de la prostitución ajena”.

Aunque el portal cerró en 2018, Mujeres en la vitrina reporta que se abrieron un puñado de sitios espejo como laboutique.vip que continúa ofertando a mujeres para la prostitución de manera similar a como lo hacía Zona Divas.

Teresa Ulloa, Directora Regional Contra el Tráfico de Mujeres y Niñas en América Latina y el Caribe, explica en el trabajo mencionado:

“Ningún grupo organizado puede operar tanto tiempo impunemente si no tiene la protección o la complicidad de las autoridades”.

Piña concluye que, para las mujeres migrantes, la necesidad en países como Venezuela las lleva a aceptar oportunidades laborales en otros países:

“El problema es cuando les prometen un empleo diferente, las engañan y resulta ser trata de personas. Son traídas a un país que no conocen, y las reclutas con promesas falsas y luego tienen tienen que pagarles a los tratantes por un servicio obligado por medio de amenazas”.