Asesinan a cineasta mientras buscaba locación para la serie Narcos

‘La violencia en México supera a la ficción’, es el título de la nota de El País que reporta el asesinato de Carlos Muñoz Portal, un joven gerente de locación que buscaba los lugares para el rodaje de la serie Narcos, de Netflix.

El cuerpo de Carlos fue encontrado el pasado lunes dentro de su auto, tenía varios impactos de bala. El auto estaba abandonado en un camino de terracería en la comunidad de San Bartolo Actopan, en el municipio de Temascalapa, Hidalgo. (Vía: El País)

El director de comunicación social de la Fiscalía General de Justicia del Estado de México, Claudio Barrera Vargas, informó que, como es una zona muy despoblada y no tienen testigos la reconstrucción del crimen avanzaba lento. 

“El coche de la víctima quedó incrustado en una nopalera, […] No sabemos si estaba en Hidalgo y desde ahí lo siguieron o si estaba en el Estado de México e intentó huir hacia Hidalgo”, agrega Barrera Vargas.

Por su parte la empresa Netflix sólo emitió un breve comunicado tras el asesinato de Carlos, “Estamos al tanto del fallecimiento de Carlos Muñoz Portal, un respetado gerente de locaciones, y ofrecemos nuestras condolencias a sus familiares”.

Una asistente de dirección, en entrevista para el diario español, comentó su preocupación no propiamente por e homicidio si no porque este crimen pudiera ahuyentar de México a la producción de Netflix. 

“Los estadounidenses cancelaron por varios años muchos proyectos grandes en México por la violencia. Se los llevaron a Australia, Colombia, Sudáfrica, Canadá y Cuba… No podemos darnos el lujo de que miles de personas pierdan su trabajo por 6 meses“.

Carlos Muñoz era originario de Puebla y egresado de la carrera de de Comunicación de la Universidad de las Américas. Su trayectoria en el cine sumaba 10 años y había trabajado en grandes producciones como Man on fire, Apocalypto, No se aceptan devoluciones, la cuarta parte de Rápido y Furioso; y en capítulos de la serie Mozart in the jungle, la cual es protagonizada por Gael García.

Como bien lo expresa la nota de El País, la mayoría de los gerentes de locación trabajan como freelance; portan únicamente su herramienta de trabajo, una cámara. Las casas productoras como Redrum, sólo pagan un sueldo, rentan un auto y les dan viáticos para cubrir los gastos.

Mientras los compañeros de Carlos piensan “¿cómo se le ocurrió haber ido solo, sin protección o algún tipo de seguridad?”; nosotros preguntamos ¿Por qué es más importante una producción cinematográfica que la vida de una persona?

No es realidad que supera a la ficción, es una ficción deshumanizada que supera a la realidad.