Después de dos años, legisladores aprueban Ley General de Desaparición Forzada

Después de años de trabajo por parte de organizaciones civiles y de largas por parte de legisladores, por fin se aprueba la primera Ley General en Materia de Desaparición Forzada de Personas, Desaparición Cometida por Particulares y del Sistema Nacional de Búsqueda de Personas en México.

Por unanimidad y con 396 votos a favor, el dictamen será turnado al presidente Enrique Peña Nieto para que la ley sea publicada en el Diario Oficial de la Federación y entre en vigor 60 días después de su publicación. (Vía: Animal Político)

A partir de esta ley se deroga un Sistema Nacional de Búsqueda de personas; se crean: la Comisión Nacional de Búsqueda, un Consejo Ciudadano y el Registro Nacional de Personas Desaparecidas.

Pero aún resta la segunda parte de la ley, quizá la más difícil para las autoridades y es: que se apliquen los protocolos que establece y que se destine el dinero público para su funcionamiento.

“Falta mucho, incluyendo el aseguramiento de que la Ley y las instituciones de búsqueda que creó cuenten con recursos suficientes para su implementación“, declaró Amnistía Internacional.

Integrantes del movimiento Nuestro Desaparecidos en México, festejaron la aprobación de la ley, “por ser el resultado de casi tres años de trabajo por parte de más de 60 colectivos, familiares y organizaciones de la sociedad civil”. (Vía: Proceso)

 

Reconstruyen desaparición de los 43 en mapa interactivo

 

La Ley establece que comete el delito de desaparición forzada de personas el servidor público o el particular que con la autorización, apoyo o aquiescencia de un servidor público, prive de la libertad en cualquier forma a una persona; no proporcione información sobre la misma, su suerte, destino o paradero.

A quien incurra en este delito se le impondrá un apea de 40 a 60 años de prisión, y de 10 mil a 20 mil días de multa. La ley también contempla una pena para quienes oculten a hijos de personas desaparecidas. (Vía: El Universal)

“Viene tarde, pero por fin llegó, y bienvenida”, expresó Lucía Díaz integrante del colectivo Solecito, quien agrega que fue un trabajo desgastante y lleno de presión que tuvieron que desarrollar distintas organizaciones civiles. Reconoce que el trabajo continua para que el estado destine el financiamiento necesario para cumplir las exigencias planteadas en la ley.

“Todo se ha hecho con fondos de nosotras; hemos gastado más de medio millón de pesos, cosa que no es tan sencilla para un colectivo donde la mayoría de las madres no tiene recursos”, expresa Díaz. (Vía: Milenio)

 

El colectivo Solecito que busca a sus desaparecidos en Veracruz

 

Por su parte Mario Vergara, integrante de Los otros desaparecidos dijo que, “una ley no va a solucionar el problema de este país, falta algo más”.

Y quizá eso que falta es que las redes entre el crimen organizado y distintas instancias de los gobiernos federales y estatales sean investigadas pues, ¿de qué manera se cumplirá un ley cuando los encargados de seguirla y vigilarla son los mismos responsables del delito?