‘Es importante que otras sepan que no están solas’, Antes de Eva narra sus orígenes

‘Es importante que otras sepan que no están solas’, Antes de Eva narra sus orígenes
Un día, mientras hablábamos por teléfono y nos quejábamos del trabajo que nos hacía un poco infelices, nos planteamos la posibilidad de crear un espacio para publicar contenido que en verdad nos interesara y coincidimos que los ‘medios para mujeres’ no veían a su público desde otras dimensiones que no fueran la apariencia y la sexualidad (en función de los hombres, además de todo).

Así que hace dos años decidimos comenzar a escribir de lo que nosotras queríamos leer. Con nada más que nuestras ganas, una suscripción a un servidor estadounidense y un puñado de amigas.

Queríamos una revista digital donde nuestra voz y la de otras mujeres pudiera ser escuchada. Un proyecto hecho por nosotras, para mujeres a las que también les interesara la política, el medio ambiente, la cultura, la ciencia y el deporte.

Por eso, Antes de Eva fue una revista feminista desde antes de materializarse: queríamos un medio que nos pensara como seres complejos y multidimensionales.

Sabemos lo importantes que son las representaciones sociales en los medios y el poder que tienen sobre la cultura en la que vivimos, éstas crean las trayectorias de vida posibles de todas las personas: si no sabes qué puedes llegar a ser, no te atreves a intentarlo.

Porque hablar sobre cómo el género permea nuestras vidas nos hace cuestionarnos lo que hemos aprendido culturalmente. Podemos aspirar a lo mismo que nuestras contrapartes masculinas. Queremos que las mujeres hagan lo que quieran, desde salir a la calle usando una falda corta sin sufrir violencia hasta transformar la realidad usando tecnología que ellas mismas construyan.

Como somos conscientes de que las mujeres no desean lo mismo ni tienen los mismos problemas alrededor del mundo (e incluso dentro del mismo país), procuramos que nuestros análisis y opiniones sean interseccionales, es decir, buscamos problematizar las vidas de las mujeres según su condición específica.

Aunque el rumbo de la página ha cambiado con el tiempo (ha madurado con nosotras) nos concentramos en crear contenido que le sirva a la comunidad de mujeres que nos sigue para entender el mundo y transformarlo.

Aspiramos a ser la representación que no vemos en los medios de comunicación ahora. Nuestro periodismo es ético y aborda la información desde la perspectiva de género.

El feminismo es también, de alguna manera, la conciencia que adquieres sobre la opresión que se ejerce contra ti sólo por ser mujer, pero si no tenemos información, si no podemos consumir contenido que nos lleve a cuestionarnos el sistema en el que performamos el género que nos asignaron al nacer, si nadie nos dice que esto que nos pasa es consecuencia de un sistema que normaliza todas las formas de violencia contra nosotras, nunca vamos a hacer ese cambio.

Para nosotras es importante que otras mujeres sepan que no están solas y que juntas podemos hacer algo al respecto, que no tenemos que vivir así… que necesitamos feminismo hasta que la última mujer en el último rincón del planeta viva una vida libre de violencia.

Por: Redacción PA.