Adriana Lima levanta revuelo al cuestionar los estándares de belleza

Hace unas semanas les contamos sobre la pasarela que realizaron Anti-ángeles, como una protesta contra los estereotipos de belleza que se reproducen en el desfile Victoria’s Secret Fashion Show en cual participó Adriana Lima, quien según Forbes, es la cuarta modelo mejor pagada del planeta. Hace unos días, Lima publicó en su cuenta de Instagram una crítica a los estándares de belleza a los que las mujeres son obligadas a seguir por empresas como en la que trabaja.

“[…] algo cambió en mí cuando una amiga se acercó para contarme que no estaba feliz con su cuerpo. Entonces me hizo pensar que todos los días de mi vida me levanto pensando: ¿qué aspecto tengo? ¿van a aceptarme en mi trabajo? Y en ese momento me di cuenta de que la mayoría de las mujeres probablemente se despiertan cada mañana tratando de encajar en un estereotipo que la sociedad, las redes sociales, la moda, etc. [sic] han impuesto”. Escribió Lima en Instagram.

Además, la modelo que comienza su publicación pidiendo permiso, dijo que no volvería a desnudarse por una causa vacía, lo anterior bajo el contexto de una anécdota donde dice sentirse incómoda ante el ofrecimiento de grabar un ‘video sexy’, cuando anteriormente le parecía algo “normal”.

Para los medios, la noticia que generó más relevancia fue que “no volvería a desnudarse por una causa vacía” pues lo tomaron como un rompimiento con Victoria’s Secret, además de que la modelo dejó de seguir en Instagram a los directivos de la empresa. (Vía: Glamour)

Más allá de esa sobre interpretación, lo relevante es que una modelo que participa de quienes definen los patrones hegemónicos de la belleza cuestione desde su propia rol y desde su propia incomodidad a los estándares de belleza bajo los cuales trabaja para una de las marcas más importantes de ropa interior a nivel internacional. 

Adriana Lima continua y agrega en su post que: ” Mi trabajo me presiona para tener un aspecto concreto. Pensé, ¿cómo podemos las mujeres soportar tanto? Estoy cansada de las imposiciones. Nosotras como mujeres, no podemos continuar viviendo en un mundo con tantos valores superficiales ”

La modelo de 36 años y que desfila para Victoria’s Secret desde 1999, también dijo no tener miedo de expresar cómo se siente pues es parte de ella, “quiero cambiar esto, en nombre de mi abuela, de mi madres, y de todos mis ancestros que fueron etiquetadas, presionadas y malentendidas. Y que tuvieron que vivir acorde a la sociedad… voy a cambiarlos… voy a empezar por mí“.

Las críticas que recibió su publicación iban dirigidas a que su declaración era hecha desde un lugar muy cómodo, y sí lo es, pero justo, lo rescatable de este tipo de publicaciones es que la modelo reconoce su lugar de poder, la pregunta es ¿que sigue?

Publicidad