SCJN analiza la constitucionalidad de la Ley del Derecho a Réplica

En octubre de 2015, fue aprobada la Ley Reglamentaria del Artículo 6 en Materia del Derecho de Réplica, que establece que las personas físicas, funcionarios públicos y empresas puedan obligar a los medios de comunicación, agencias de noticias, productores independientes y cualquier otro emisor de información que sea responsable del contenido original, a garantizar y otorgar espacios para aclaraciones y réplicas por información inexacta o falsa, así como a que aquellos que se sientan agraviados con relación a la información difundida, podrá demandar judicialmente a sus autores. 

Sin embargo, en diciembre del mismo año, como aquí te contamos, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) promovió un recurso ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) contra dicha ley por no cumplir con los estándares constitucionales para respetar el derecho a la libre expresión.

El ministro de la SCJN Alberto Gelacio Pérez Dayán admitió y acumuló como una sola demanda la hecha por la CNDH así como otras por parte de los partidos políticos de la Revolución Democrática (PRD) y Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), los cuales piden que la ley contemple la posibilidad de negar el derecho de réplica cuando: Se trate de transmisiones en vivo y consideren que la réplica ya se realizó. Consideren que el afectado no se está limitando a la aclaración de datos, sino que tiene otros fines. La información presuntamente inexacta se base en datos oficiales. La declaración de un servidor público o provenga de alguna agencia de noticias. (Vía: Animal Político)

La demanda también considera que en cualquiera de esos casos el afectado deberá contar con pruebas físicas que demuestren el agravio que alega. De igual manera, establece la posibilidad de que, en periodo electoral, el derecho de réplica sea ejercido ante las autoridades especializadas como el Instituto Nacional Electoral (INE) y el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF). (Vía: El Universal)

La SCJN está analizando la sentencia y prevé votar el fallo, que será puesto a consideración del resto de los integrantes de la Corte, el próximo 7 de noviembre. El fallo podrá ser aprobado si al menos ocho de los 11 ministros se pronuncian a favor. (Vía: El Universal)

Pese a que la libertad de expresión es un derecho humano, en México, dentro del ámbito periodístico aunque no solamente en éste, se ha visto agraviado desde hace varias décadas. Por ello, la votación que se llevará a cabo en los próximos días es importante y necesaria para asegurarse de que la ley no represente una amenaza contra este derecho.

De acuerdo con el New York Times: “Una ráfaga reciente de engañosas demandas contra periodistas – y una inquietante decisión de la corte en mayo de levantar capitales monetarios sobre daños por difamaciones – están teniendo efectos escalofriantes sobre reportajes de investigación y crítica. De todos los retos que históricamente han obstaculizado a la prensa mexicana, incluyendo violencia y un hábito de auto censura para tranquilizar a los anunciantes, la exposición injustificada a la que se enfrentan los periodistas hoy en día es relativamente fácil de resolver”.

En el artículo se exponen los casos de Sergio Aguayo y Carmen Aristegui. Aguayo, fue demandado este año por el exgobernador de Coahuila, Humberto Moreira Valdés, por 10 millones de pesos alegando “daño moral”. El periodista ha dicho que sospecha que el caso fue usado para disuadirlo de continuar su investigación sobre una masacre en Coahuila ocurrida en 2011. (Vía: NYT)

El diario menciona también el caso de Carmen Aristegui, quien en 2014 encabezó un reportaje que muestra que una empresa de construcción, a la que le fueron otorgados contratos gubernamentales lucrativos, construyó una mansión para la esposa del presidente Enrique Peña Nieto; el cual le valió a la periodista su salida del medio que la empleaba, MVS, además de una demanda por “daños morales”, por parte del dueño Joaquín Vargas. (Vía: NYT)

Además de este tipo de casos, existen también muchos otros en los que la actividad periodística se muestra vulnerable debido a la violencia a la que se encuentra expuesta. De acuerdo con un reporte del International Press Institute (IPI), México fue nombrado como el país más peligroso del mundo para ejercer el periodismo, debido al número de asesinatos ocurridos entre 2006 a 2012 . (Vía: El Universal)